El descabellado plan de Trump para enviar indocumentados a estado “antiinmigrante”

El alcalde de uno de los condados afectados dice que la "irresponsable" medida creará un "campamento de personas sin hogar"
El descabellado plan de Trump para enviar indocumentados a estado “antiinmigrante”
CBP enviaría a los dos condados un total de 1,000 familias al mes.
Foto: Joesbeth Terriquez / EFE

En sus controvertidas y (aparentemente) poco planeadas medidas migratorias de la administración del presidente Donald Trump, este jueves se ha sabido que el gobierno está preparando la puesta en libertad de solicitantes de asilo que la Patrulla Fronteriza capturó en la frontera sur. La administración planea enviar a esos inmigrantes a los condados de Broward y de Palm Beach, en el estado de Florida.

Esta es la estrategia -anunciada a bombo y platillo- con la que Trump plantea castigar a las llamadas “ciudades santuario“. Sin embargo, el Senado estatal de Florida ya ha aprobado una ley que prohibe que sus ciudades protejan a los migrantes. Además, Ric Bradshaw , sheriff de Palm Beach ha negado enérgicamente que su condado sea un “santuario” para migrantes.

El propio Bradshaw dijo a USA Today que las instrucciones que sobre este asunto había recibido del servicio de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) eran muy limitadas. Según su propia información, CBP trasladará a los migrantes –sobre todo familias- desde El Paso (Texas) hasta los dos condados demócratas del sur de Florida. Allí esperarán sus citas ante la corte de inmigración.

Mark Bogen, el alcalde del otro condado afectado -Broward- dijo que CBP le había informado de que ambos estados recibirían en total a unas 1,000 familias y durante un periodo de tiempo indeterminado. Una decisión para él “irresponsable” ya que creará un “campamento de indigentes” en su condado debido a la falta de medios y de coordinación.

Algo similar viene pasando en Tucson desde el mes de marzo. La controvertida estrategia del gobierno, además de castigar a los demócratas, hace que la inmigración se traslade a las calles de las pequeñas localidades sin ninguna planificación como alojamiento, alimentación y servicios públicos. Esto podría causar incomodidad incluso entre los vecinos de los lugares más progresista.