Informe Mueller: Republicanos reconocen en privado algo que no gustará a Trump

Aunque los republicanos en público hacen una dura crítica a la postura demócrata ante el reporte Mueller, en petit comité las opiniones son distintas
Informe Mueller: Republicanos reconocen en privado algo que no gustará a Trump
Para algunos republicanos el informe Mueller desvela un conducta "decepcionante" por parte del presidente.
Foto: MANDEL NGAN / Getty Images

Algunos republicanos en privado reconocen que el informe Mueller revela una “decepcionante” conducta por parte del presidente. Además, entre las filas republicanas también hay quien piensa que el fiscal general William Barr malinterpretó los resultados de las investigaciones. Así lo ha hecho público este lunes el senador demócrata por Delaware Chris Coons.

En una entrevista en CNN, el senador de Delaware aseguró que, aunque públicamente los republicanos se mantengan críticos con las reacciones demócratas al informe Mueller, en realidad están preocupados por los resultados de la investigación y por la presentación que de ellos hizo Barr.

Al mismo tiempo, Coons aclaró que esta postura desconocida y secreta de los republicanos no significa que estén a favor de que se haga un juicio político al presidente Donald Trump. El demócrata asegura que quien haya leído el informe Mueller “no puede evitar concluir que el presidente y algunos de sus asesores de su núcleo duro se han visto involucrados en conductas profundamente decepcionantes y reprobables. Estas conductas -continúa el senador- podrían suponer cargos de obstrucción de justicia en caso de que no se tratara del presidente”.

Coons también se refirió a la diferencia que existe entre “pensar que la conducta ha sido decepcionante, inapropiada, límite o incluso ilegal y decir que van a votar para apartar al presidente”. Ninguno de los contactos republicanos del de Delaware le ha expresado -de acuerdo siempre a sus propias declaraciones- su intención de cambiar al líder republicano.

De hecho, el demócrata expresó su sorpresa ante las declaraciones del representante republicano Justin Amash, que abiertamente apoyó un juicio político en contra de Trump y enfureció al presidente. Amash es el primer republicano -y, por ahora, el único- que ha apostado por sacar a Trump de la Casa Blanca. Su postura difiere drásticamente de la del líder republicano.