Gobierno de AMLO dio contratos a empresas de superdelegado en Jalisco

No existe explicación ética para una administración que llegó al poder con la bandera de combate a la corrupción
Gobierno de AMLO dio contratos a empresas de superdelegado en Jalisco
El mandatario bromeó diciendo ahora tendrá que ir al médico, aunque sólo le ha dado una gripa.
Foto: Gobierno de México

MEXICO – El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador entregó cinco de siete contratos de manera directa, sin licitar, a uno de los hombres más polémicos de la farmacéutica, el excandidato a la gubernatura de Jalisco por el Movimiento de Regeneración Nacional y hoy “super delegado”, un puesto que enlaza los programas federales con los estatales: Carlos Lomelí.

Una investigación de Mexicanos contra la Corrupción (MCC) ––una organización civil que mantiene una batalla nacional en el tema desde hace años–– con base en documentos y denuncias públicas, determinó que no existe explicación ética para que la administración de AMLO, quien llegó a la presidencia con la bandera de combate a la corrupción.

Porque los señalamientos no son recientes y de todos modos se dieron los contratos por 164 millones de pesos (alrededor de ocho millones de dólares) para que las compañías del super delegado surtan medicamentos a la secretaría de salud.

Lomelí es el centro de una red farmacéutica conformada por nueve empresas dedicadas a la venta de medicamentos que han compartido los mismos socios, apoderados legales, representantes e incluso domicilio fiscal en Zapopan, Jalisco, y ha vendido miles de millones de pesos en contratos gubernamentales en siete años (2012-2019) bajo supuestas prácticas fraudulentas.

Como competir entre sí para ganar licitaciones, vender medicamento falso y a sobreprecio; que el socio no reconozca como suyas empresas que sí lo son, según documentos oficiales y hasta usar vínculos políticos para hacerse de contratos como ocurrió con el ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, a quien Estados Unidos vincula con el cártel Jalisco Nueva Generación.

Las investigaciones al respecto son nulas en el país donde la impunidad ronda el 98%. En cambio, el mismo día que Lomelí comenzaba sus funciones con el Gobierno Federal, el 20 de diciembre de 2018, la empresa Abastecedora de Insumos para la Salud (Abisalud), vinculada a él,  firmaba su primer contrato con un gobierno morenista, reprochó MCC.

“Los Servicios de Salud de Veracruz, ya en la administración de Cuitláhuac García Jiménez, adjudicaron a la empresa Abisalud un contrato por 36 millones de pesos (poco más de un millón de dólares)  para la compra de medicamentos y material de curación”, señaló.

De ahí siguieron siete contratos; de los cuales, cinco fueron por adjudicación directa” firmados mientras el sobrino de Carlos Lomelí seguía apareciendo en la empresa como representante.

Pero Abisalud no es la única en el ojo del huracán porque si bien Lomelí ya no es parte, ahí están su ex esposa, Lourdes del Socorro Abundis Valdepeña, y sus hijos Carlos, Karla Millaray; Lourdes Saraí Lomelí Abundis; su actual esposa Karina Lucía Navarro Pérez, y los tíos de ésta, Jorge y Francisco Ramón Pérez Estrada.

Además José Hiram Torres Salcedo, quien fuera su secretario particular y candidato a la alcaldía de Zapopan por Morena en las elecciones de 2018, y Juan José Soltero Meza, ex coordinador de la campaña de Lomelí.

“Documentos públicos obtenidos por MCCI revelan que existen otras ocho empresas en las que han participado 11 familiares y colaboradores cercanos al  superdelegado, mismas en las que han intercambiado puestos en los últimos años”.

El implicado negó las acusaciones a través de su cuenta de la red social Twitter: “Rechazo los señalamientos que, sin fundamento, difunden en contra de mi persona.

Reitero: ninguna de las empresas en las que tenga participación interviene ni intervendrá en licitaciones gubernamentales”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no ha emitido ninguna postura.