Activistas protestan afuera del hipódromo de Santa Anita

Organizaciones defensoras de los animales piden que se prohíban las carreras de caballos en California
Activistas protestan afuera del hipódromo de Santa Anita
Algunos grupos piden que se prohíban las carreras de caballos en California. (suminsitrada)
Foto: PETA

Los activistas defensores de los animales pidieron que las carreras de caballos sean prohibidas en California, un día después de que un tercer caballo muriera en el hipódromo de Santa Anita en los últimos nueve días.

Varios grupos realizaron una demostración afuera del inmueble en la ciudad de Arcadia, justo antes de una carrera programada para el día de ayer, y pidieron a las autoridades un proyecto de ley o una medida que prohíba el deporte equino en todo el estado.

Representantes del hipódromo de Santa Anita dijeron el lunes que no tenían ningún plan para suspender las carreras de caballos e insistieron, que las carreras en la pista son seguras, refiriéndose a algunas reformas que se hicieron recientemente. Ellos enfatizaron que ningún animal había muerto en la pista en las últimas siete semanas o durante las carreras previas a las tres últimas muertes.

Foto de Horseracing Wrongs en Change.org donde están racaudando firmas para detener las carreras de caballos en California.

“La pista de caballos es segura, seamos claros en esto”, dijo Stefan Friedman del hipódromo a un canal de televisión local. “Hasta la semana pasada, tuvimos siete semanas de carreras sin ninguna catástrofe que lamentar. Esta es una estadística que se ha ignorado en mucho tiempo”

Agregó que las reformas que se han establecido son históricas. Tenemos que ver los resultados y por ahora están trabajando hasta cierto punto. Estamos hablando de una reforma médica, de una reforma tecnológica y las personas que no sigan las reglas no serán bienvenidas.

El domingo, un caballo de nueve años llamado Kochees fue puesto a dormir -se le quitó la vida- después de haber sufrido una herida durante una carrera un día antes. Kochees fue el caballo número 26 que ha muerto en Santa Anita desde que inició la temporada de carreras el 26 de diciembre.

Mike Willman, director de comunicación del hipódromo en Santa Anita, dijo que “se están hacienda todos los esfuerzos para salvar a los animales”.

Heather Wilson, organizadora de Horseracing Wrongs, una organización en Nueva York que busca erradicar las carreras de caballos de los Estados Unidos, dijo que quiere que alguien se responsabilice de lo que está pasando en el hipódromo y que dejen a los votantes decidir.

Wilson agregó que su grupo y otros activistas lo que quieren es ver es una iniciativa en la boleta de California, pero cuesta millones de dólares hacer eso, especialmente porque la mayoría de los grupos están compuestos por voluntarios.  Enfatizó que preferiría que un legislador escribiera una propuesta de ley y la someta a través de la legislatura.

“No solo estamos aquí en la lluvia levantando letreros con mensajes al público. También estamos buscando de que se modifiquen las tácticas y las leyes”, agregó Wilson. “Estamos tratando de atacar todos los ángulos que podamos”.

La activista hizo hincapié en que su grupo y los otros que se manifestaron el día de ayer no están involucrados con Personas por el Tratamiento Ético de los Animales (PETA), que actualmente está trabajando para reformar -no prohibir- las carreras de caballos.

“Ellos están haciendo lo suyo ”, enfatizó.

El domingo, la organización PETA emitió la siguiente declaración por parte de la vicepresidenta Kathy Guillermo:

“Santa Anita y todas las pistas de California deben suspender las carreras hasta que se complete la investigación en curso del fiscal de distrito, y se fortalezcan las nuevas reglas”, indicó.

“Disminuir el número de huesos rotos no es suficiente. PETA y la organización Social Compassion in Legislation están trabajando actualmente con The Stronach Group (TSG) y el California Horse Racing Board para promulgar nuevas regulaciones y leyes para detener todas esas muertes. Nada menos que cero muertes y fatalidades será aceptable.

Jackie Lacey, fiscal del condado de Los Ángeles, ha anunciado la creación de un grupo especial para que investigue las muertes de los caballos en las pistas del hipódromo; y en una carta a la Junta de Carreras de Caballos de California el 2 de abril del presente año, la senadora del estado Dianne Feinstein pidió que las carreras fueran detenidas en las pistas, hasta que se investiguen las causas de las muertes de los equinos.

El hipódromo estuvo cerrado por casi todo el mes de marzo, mientras que las autoridades estudiaban la superficie de la pista como posible causa del incremento de muertes de los caballos. Durante la investigación, algunos especialistas y observadores especularon que este año el riesgo había aumentado por el incremento de la lluvia; pero los dueños del hipódromo trajeron algunos especialistas nacionales, quienes realizaron pruebas, pero no encontraron ningún problema en relación a la pista.

Las carreras se reiniciaron el 4 de abril, después de que la Junta de Carreras aprobó una serie de medidas de seguridad, incluyendo algunas limitaciones en algunos tipos de medicamentos administrados a los caballos. A principios de abril, las autoridades del hipódromo anunciaron una serie de nuevas reglas para mejorar la seguridad de los caballos en la pista, incluyendo restricciones en ciertos medicamentos y solicitando que los entrenadores obtengan un permiso por adelantado antes de poner a los caballos a una práctica; además de invertir en equipo de diagnóstico para ayudar en la detención de condiciones preexistentes en los caballos.

Desde ese momento ya no sucedieron muertes de caballos hasta el 17 de mayo, cuando un equino de tres años llamado Commander Coil sufrió una herida de hombro, mientras galopaba en un entrenamiento.

“Las lesiones equinas en el hombro son raras, especialmente para un caballo que galopa en lugar de carreras”, dijo un comunicado de TSG. “Se realizará una evaluación exhaustiva para comprender qué pudo haber causado esta lesión poco común”.

Dos días después del evento, Spectacular Music, un caballo castrado de 3 años, sufrió una lesión pélvica mientras corría su primera carrera y fue derribado.

“El Grupo Stronach mantiene su compromiso de operar el Parque de Santa Anita con protocolos estrictos que priorizan la salud y la seguridad de los caballos y jinetes en primer lugar”, dijo TSG en un comunicado de prensa ese día.

Los representantes de Santa Anita, The Stronach Group y California Horse Racing Board no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios el lunes, en relación a las declaraciones de PETA, y la actual situación.