Conoce el defecto de nacimiento que puede limitar el crecimiento del cerebro de los bebés

La craneosinostosis causa deformidades en el cráneo de los bebés
Conoce el defecto de nacimiento que puede limitar el crecimiento del cerebro de los bebés
Foto: Unsplash

El cráneo humano está cubierto por un material flexible, conocido como sutura. Son múltiples y permiten que el cráneo crezca al mismo tiempo que el cerebro: esto dura hasta los 2 años de vida.

Cuando una sutura se cierra antes de esta edad, esa parte del cráneo no crece más. Por lo que el cerebro intenta continuar su crecimiento, causando deformidad en otras partes del cráneo que sí tienen flexibilidad (o suturas). Y esto es lo que se conoce como craneosinostosis.

En casos peores, todas las suturas se pueden cerrar, evitando que el cerebro obtenga todo el espacio que necesita. Lo que generaría una acumulación de presión en el cráneo, que puede provocar convulsiones, ceguera o daño en el cerebro.

La craneosinostosis no tiene causa aparente, pero ha sido relacionada con cambios de genes en los bebés. Otra de las causas puede ser el cambio en algún gen, sumado a factores provocados por la madre: lo que come, lo que bebe o los medicamentos que usa.

Afortunadamente existe tratamiento comprobable para esta deformación, y es a través de cirugía. Con ella se intenta detener la presión cerebral y corregir la craneosinostosis para que el crecimiento normal del cerebro continúe. Pero es importante que se realice durante el primer año de vida.

De aquí surge la pregunta: ¿qué tan pronto puede ser detectada esta enfermedad? Pues, por la aparente deformación en el cráneo del bebé, el doctor puede diagnosticarla poco después de su nacimiento.

Además, cuando las suturas se cierran suelen crearse bordes palpables y firmes, que se notan en el cráneo. Todo esto puede ser detectado a través de un examen físico.

Y para terminar de confirmarla, se realizan tomografías computarizadas que muestran imágenes del cráneo y el cerebro.

Lo positivo de todo esto, es que la mayoría de los niños con esta deformación cerebral suelen ser sanos, con desarrollo intelectual normal, sin ninguna discapacidad.