La carne blanca es tan mala como la roja si tienes colesterol

Las carnes con más cantidad de grasas saturadas aumentan el colesterol "malo", lo que puede generar problemas de salud como tensión alta o diabetes
La carne blanca es tan mala como la roja si tienes colesterol
Consumo de carne
Foto: Pexels

Es una creencia popular bien extendida, pensamos que comer carne blanca es menos dañino para la salud y el colesterol. Sin embargo, un estudio reciente reveló lo contrario.

La investigación publicada en la American Journal of Clinical Nutrition señala que las proteínas de los vegetales, los lácteos y legumbres, como los frijoles, aportan un mayor beneficio para el colesterol.

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en las grasas de la sangre. El cuerpo necesita de él para continuar produciendo células sanas, pero en cantidades moderadas. Tener un nivel alto puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral, según Mayo Clinic.

Hacer poco ejercicio, además de una mala alimentación, también contribuyen a que el colesterol en sangre aumente. Entre otras enfermedades, puede provocar diabetes.

El alto contenido de grasa saturada en las carnes rojas generalmente contribuye al peligro de padecer una enfermedad cardiovascular, pero no se había comprobado hasta qué nivel lo hace las carnes blancas. Por eso se hizo un estudio para evaluarlo.

Más de 100 hombres y mujeres sanos entre los 21 y 65 años de edad fueron asignados aleatoriamente a consumir grasas saturadas, como la mantequilla y alimentos con toda su grasa, o grupos bajos de éstas.

Todos los integrantes se abstuvieron de beber alcohol durante el estudio y realizaron un ciclo de tres dietas de prueba: dieta de carne roja, dieta de carne blanca y posteriormente, una dieta sin carne, y se les realizaron muestras de sangre al comienzo y final de cada periodo.

Cada régimen tuvo una duración de cuatro semanas e incluyó un “periodo de  limpieza” en el que los participantes comieron sus alimentos habituales.

La principal fuente de carne roja proporcionada por los investigadores fue la carne de res mientras que el pollo fue la proteína inicial de carne blanca.

Como resultado: las proteínas vegetales tuvieron el impacto más saludable en el colesterol, mientras que los efectos de las carnes rojas y blancas fueron idénticos cuando los niveles de grasa saturada fueron equivalentes.

En resumen, las personas que consumieron grasas saturadas tuvieron niveles más altos de colesterol total, y “malo”, que aquellos destinados a un régimen bajo en grasa saturada, sin importar la fuente de proteína.

Si tienes problemas de colesterol, o tienes probabilidad genética de padecerlo, consulta con un dietista, pero ten en cuenta que deberías consumir granos con mucho contenido proteico, como la quinoa.