Una niña de 8 años salva a su madre de los golpes del padre

La niña facilitó también facilitó el arresto del padre por parte de la policía
Una niña de 8 años salva a su madre de los golpes del padre
Muchas víctimas prefieren callar para no ser deportadas
Foto: ARCHIVO

Una niña de ocho años no dudó en enfrentarse a su propio padre cuando vio que le estaba dando una brutal paliza a su madre.

El suceso tuvo lugar en Málaga, España. Cuando las autoridades llegaron al domicilio de la familia, fue la propia mujer quien admitió que su pareja le acababa de golpear y que se había salvado gracias a su hija.

Incluso fue la pequeña la que facilitó la detención de su padre, ya que éste se encerró con ella en la casa, pero la niña consiguió abrir la puerta en un descuido del hombre. Fue entonces cuando la policía pudo acceder y detener al agresor.

El varón, de 32 años y nacionalidad paraguaya, había estado bebiendo y llegó sobre la medianoche a la casa con unas cervezas en la mano y comenzó a poner música a un nivel muy alto.

La esposa le pidió que la bajara y no solo el agresor se negó, sino que comenzó a insultarla, golpearla y también rompió varios muebles de la casa, llegando a destrozar una puerta.

La mujer trató de llamar a la policía con su celular pero según su relato que ofrecen medios locales, su marido se lo quitó y lo destrozó. Acto seguido la agarró por el cuello con una mano, apretando y dificultándole la respiración, mientras que con la otra le dio un fuerte puñetazo en la boca.

Fue entonces cuando la menor, que había sido testigo, se interpuso, abalanzándose sobre el padre, agarrándolo por la ropa hasta que su padre la apartó de un empujón y la niña se golpeó con la puerta de la casa. La mujer tuvo tiempo para refugiarse en casa de una vecina, donde avisó a la policía.

Según informa La Sexta , el varón se encerró en el piso con la niña y no dejaba entrar a los agentes. Pero ella logró abrir la puerta para que fuese detenido.

En su declaración ante los agentes policiales, la mujer confesó haber sufrido malos tratos durante mucho tiempo. Sobre todo los fines de semana, que era cuando su pareja más tomaba alcohol.

La víctima no había reportado la violencia doméstica que sufría por miedo. El marido la amenazaba con matarla si le denunciaba:

“Si llamas a la policía y salgo libre te voy a matar”.