Despiden a policía que invitó a salir a adolescente que se quiso suicidar

La conducta inapropiada de la agente le ha costado su puesto de trabajo

Una oficial de policía fue despedida por intentar salir con una adolescente suicida a quien ella había hablado desde un puente.

Jennifer Regan, de 38 años, conoció a la joven de 19 años en enero de 2018, cuando amenazó  con matarse. Regan fue quien la convenció de no hacerlo.

Después de aquello, la agente de policía comenzó a intercambiar correos electrónicos y mensajes de texto con la adolescente. Incluso llegó a invitarla a su casa, según informa el reporte judicial.

Regan ahora ha sido declarada culpable de falta grave por parte de un panel de normas y ha sido despedida de la fuerzas de seguridad.

El panel concluyó: “Ella buscó y trató de establecer una relación personal, emocional e íntima, totalmente inadecuada, con la adolescente, que era vulnerable a un abuso de confianza o poder”.

Según se declaró, la adolescente estaba en tal estado de alteración mental que intentó suicidarse con una sobredosis de paracetamol. Fue detenida bajo la Ley de Salud Mental y hospitalizada, pero escapó y entonces amenazó con saltar de un puente. Ahí fue cuando intervino Regan y ambas se conocieron.

Regan ayudó a disuadir a la adolescente de que quitarse la vida era una buena idea. Luego le envió un correo electrónico ofreciéndole que se reuniera “para charlar y tomar una cerveza”, se declaró ante el panel.

En una violación del protocolo, un mes después, Regan se contactó con la adolescente desde su dirección de correo electrónico personal, antes de comenzar a intercambiar mensajes de texto.

A partir de ese momento se enviaron una serie de mensajes personales, en los que, según informa el Daily Mail, la agente de policía dejaba claro sus intenciones.

“No quiero que sea una visita de una sola vez, me gustaría estar en contacto contigo porque creo que tú eres una gran persona y creo que podrías hacerme sonreír mucho. Lol xx”, escribió.

Otro mensaje de texto enviado después decía “¿Quieres chatear cuando llegues a casa? O si te sientes aventurera, podrías venir a verme”.

El panel escuchó que la pareja hizo los arreglos para que la adolescente fuera al departamento de Regan. La oficial de servicio se ofreció a pagarle el taxi para que viajara desde Warrington a Manchester, donde vivía.

La adolescente fue al apartamento, pero luego le envió un mensaje de texto a una amiga diciendo que se sentía incómoda y quería irse.

Aparte de un mensaje de voz a la mañana siguiente, la pareja dejó de comunicarse. 

Regan admitió haber enviado los mensajes e invitó a la mujer a su apartamento, pero negó haber actuado de manera inapropiada.

Sin embargo, el panel encontró que su comportamiento “minaría la confianza del público en la policía”.

Agregaron que la mala conducta se agravó por la vulnerabilidad del adolescente.

‘(La adolescente) es una joven frágil, y el daño potencial para ella fue grande: es inestable y se necesita muy poco para empujarla demasiado.

‘Los textos del oficial eran muy personales. La clara intención de PC Regan era establecer una relación personal y emocional.

‘Fue totalmente inapropiado que PC Regan la invitara a su apartamento para pasar la noche. La propia oficial pensó que era ‘un poco pesado’.

El panel reconoció el servicio de Regan como oficial de policía, pero el resultado es que fue despedida sin previo aviso”.

Regan está apelando la decisión del panel.