Se rompió el brazo y fue rechazada en el hospital, los motivos son indignantes

La mujer fue llevada de hospital en hospital hasta que por fin fue tratada
Se rompió el brazo y fue rechazada en el hospital, los motivos son indignantes
Una visita al hospital puede costar un ojo de la cara.
Foto: Shutterstock

Los jefes de salud de un hospital del Reino Unido se vieron obligados a pedir disculpas después de que una mujer de 83 años fue rechazada de un hospital por ser demasiado mayor.

Susan Halbert, de 83 años, de Newton Mearns, en Escocia, se cayó por las escaleras de su casa y se rompió el brazo en dos lugares.

La mujer llamó a los paramédicos y la llevaron al hospital New Victoria de Glasgow, pero una vez allí le comunicaron que los médicos no la verían porque tenía más de 65 años.

La pensionista fue trasladada al Hospital Universitario Queen Elizabeth, donde, tras una espera de cuatro horas, le dieron una férula y la enviaron a casa.

El New Victoria tiene una unidad de lesiones menores que está equipada para tratar las lesiones de las extremidades.

La Sra. Halbert, quien todavía lleva un cabestrillo para el brazo explicó al The Mirror que nunca había experimentado algo así. Los paramédicos habían sido encantadores, pero no ocurrió lo mismo con el personal médico, lamentó la mujer.

Me llevaron al Victoria y entramos, solo para que la recepcionista me explicara que no podía verme porque tenía más de 65 años. En lugar de poder ir y ayudar a otras personas, los paramédicos tuvieron que llevarme a otro hospital, que estaba tan ocupado que tuve que esperar cuatro horas para ser tratada y otras dos horas para salir de ahí“.

Los paramédicos estaban tan aturdidos como la propia anciana. Nunca antes habían oído hablar de alguien que fuera demasiado viejo para recibir tratamiento.

La junta de salud de su región se disculpó con la señora Halbert por la “confusión” después de su caída y el trato recibido.

Un portavoz aclaró que: “No hay un límite de edad superior para los pacientes en nuestras Unidades de Lesiones Menores (MIU). Se puede tratar cortes y rasguños, picaduras de insectos, quemaduras menores, esguinces y esguinces y lesiones en las extremidades, como una fractura de tobillo. Sin embargo, no pueden tratar afecciones más graves, como fracturas complejas, y esta paciente debería haber sido atendido en un departamento de emergencias y accidentes.

Lamentamos cualquier confusión y que no esté contenta con la atención que recibió“, expresó el portavoz en un comunicado.

Los problemas en los tratamientos de salud para personas mayores no solo ocurren en el Reino Unido. En Estados Unidos la problemática se agrava al ser los seguros muy costosos. 

Para obtener Medicare hay que cumplir una serie de requisitos bastante estrictos, como ser ciudadano legal desde hace más de cinco años. Los inmigrantes recién llegados no califican para el programa federal que ofrece atención de salud solo porque sean mayores de 65 años.

Aunque el programa establece que las aseguradoras no pueden discriminar ni negar cobertura a personas con condiciones preexistentes, el problema es que la mayoría de los mayores de 65 tienen al menos una afección crónica. Esto hace que las primas —el pago mensual por el plan de salud— sea muy costoso para este grupo de población. Pueden alcanzar los $800 dólares o más.

Como inmigrantes legales, las personas mayores deben tener seguro de salud. De lo contrario, deberán pagar una multa. La norma conocida como “mandato individual” que estableció ACA sigue vigente.