¿Cuánto tiempo podemos vivir luego de un trasplante de riñón?

El tiempo varía según el tipo de donante
¿Cuánto tiempo podemos vivir luego de un trasplante de riñón?
Foto: Shutterstock.com

Aquellas personas que padecen de insuficiencia renal: pérdida muy rápida de la capacidad de los riñones para eliminar residuos del cuerpo, necesitan de un trasplante de riñón para mejorar su salud y calidad de vida.

Para las personas con fallas renal, conseguir un riñón es como volver a nacer, o tener la oportunidad de disfrutar la vida nuevamente, ya que ese órgano nuevo va a cumplir la función que los otros no pudieron.

¿Pero cuánto tiempo se puede vivir con ese nuevo riñón?

De acuerdo a American Kidney Fun, el riñón trasplantado tiene un tiempo de vida de 15 a 20 años. Todo dependerá de donde provenga el riñón, donante vivo o fallecido, ya que existen estudios que indican que aquellos que provienen de donantes vivos y si tiene algún parentesco con el paciente, tienen mejores pronósticos.

Luego de este tiempo, tendrá que volver a ser agregado a la lista de espera para trasplante de riñón. Mientras el paciente espera, se retoman los tratamientos de diálisis para prolongar la vida del órgano.

Pasos a seguir después del trasplante:

Prevenir el rechazo del nuevo riñón

El sistema inmunológico, quién protege de infecciones al cuerpo, también juega un papel fundamental en esto, porque si siente que alguien extraño se encuentra en el organismo lo va a empezar a rechazar.

Ante esto, el médico le recetará tomar inmunosupresor o medicamento de anti-rechazo, el cual deberás tomar tal y como lo indique el especialista, ya que si llega a olvidar una dosis puede perder el riñón.

Asistir a los controles médicos

Se necesita un control cuidadoso, sobre todo los primeros tres meses. Así que asiste a cada una de las consultas que te marque el médico en el calendario, para que así  realices los chequeos, exámenes y radiografías que sean necesarias.

Aunque luego estás citas médicas no serán tan frecuentes, si tendrás que asistir a los controles en el tiempo que los estipula el médico para corroborar que todo se encuentra bien.

De igual manera, el médico puede que le dé otras indicaciones para mejorar o mantener su salud y calidad de vida, como una dieta equilibrada y ejercicios.