Evidencias que hubieran detenido la reincorporación del agente del sheriff fueron ignoradas, según reporte

Abogado defensor advierte que el informe es parte de una serie de ataques contra el jefe Alex Villanueva

Caren Carl Mandoyan (izq.) estuvo presente en la juramentación de Alex Villanueva como sheriff del condado de Los Ángeles. (Archivo)
Caren Carl Mandoyan (izq.) estuvo presente en la juramentación de Alex Villanueva como sheriff del condado de Los Ángeles. (Archivo)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

La reincorporación de un agente del sheriff, el cual llevó a una demanda contra Alex Villanueva, jefe del Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD), fue apresurada y contradice las evidencias que pudieron haber sido ignoradas por la nueva administración, de acuerdo a un reporte dado a conocer el martes por la Oficina del Inspector General (OIG).

Incluso, antes de que Villanueva tomara las riendas del departamento en el pasado mes de diciembre, el Sheriff ya estaba trabajando para que el agente Caren Mandoyan regresara de nuevo al departamento, concluyó el informe.

“La evidencia que nosotros revisamos sugiere que el regreso de Mandoyan al trabajo pudo haber sido obra de una orden en lugar de una decisión que tenía como objetivo la ‘verdad y la reconciliación’ del proceso”, según el reporte de la OIG.

“En aproximadamente 25 días, el panel de la ‘verdad y la reconciliación’ anuló un proceso administrativo de un año que involucra a cientos de páginas y entrevistas, documentos y otras evidencias. Esto fue confirmado a través de una audiencia de servicio civil de cinco días.

Históricamente, el departamento del sheriff ha tenido problemas para tomar decisiones rápidas cuando se trata de la disciplina. Además, los hallazgos establecidos en el análisis del panel, no mencionan la evidencia clave, incluidas las pruebas en video y las declaraciones de testigos que corroboren la decisión “, según el informe.

La victoria de las elecciones de Villanueva fue debido, en parte, al apoyo de los miembros de diferentes niveles que se vieron atraídos por las promesas de campaña que prometía una serie de reformas de largo alcance, incluyendo el proceso de ‘la verdad y la reconciliación’ para volver a litigar decisiones disciplinarias. En ese momento, Mandoyan era un ayudante de campaña de Villanueva.

Inmediatamente, luego de recibir los resultados de las elecciones, la Oficina del Inspector General hizo una petición al departamento, preguntando por una notificación de cualquier acción referente al proceso de ‘verdad y reconciliación’, pero no recibió ninguna respuesta.

En el mes de enero fue cuando la OIG se enteró de la reincorporación al departamento del agente Mandoyan. El agente había sido despedido por acusaciones de violencia doméstica y acoso a una mujer con la que había tenido relaciones. El departamento del Sheriff también encontró que Mandoyan le había mentido a los investigadores de asuntos internos.

Después de una revisión extensiva del caso, la OIG concluyó que existía evidencia substancial –incluyendo 500 páginas de investigación- que apoyaban el despido del agente. Esta evidencia que es clave, pudo no haber sido consideradas por Villanueva; además, tampoco se encontró ningún tipo de parcialidad en contra del agente durante el proceso disciplinario.

El acuerdo al que se llegó en la reincorporación del agente a cambio de desestimar demandas civiles contra el condado, pueden no tener validez, de acuerdo al reporte de la OIG. Dicha posición respaldaría la decisión que tomó la Junta de Supervisores en la demanda.

Un resumen del caso contra Mandoyan menciona que, él originalmente era un agente de reserva que conoció a la víctima en un caso de violencia doméstica cuando eran los dos agentes en la estación de West Hollywood Station. Pero cuando Mandoyan fue transferido a la estación del Sur de Los Ángeles, él empezó a sospechar de que la mujer lo engañaba y le hablaba varias veces al día para saber qué hacía y a dónde estaba.

Mandoyan supuestamente amenazó a la víctima y le decía que él tenía amigos con influencia en el departamento, dando a entender que el empleo de ella pudiera estar en peligro y el de su padre, quien también trabajaba como un agente del Sheriff.

La víctima dijo que Mandoyan la golpeó físicamente en septiembre de 2014, y luego, tres meses más tarde, después de haber terminado la relación entre ellos, el agente trató de entrar a su departamento a la fuerza.

En el mes de junio de 2015, ella lo reportó con su supervisor porque Mandoyan la seguía acosando. El supervisor le indicó que llenara un reporte de policía. Un mes más tarde Mandoyan fue relevado en su puesto, mientras la víctima obtenía una orden de restricción temporal en el mes de julio.

En ese tiempo, el Fiscal del Distrito se negó a presentar cargos criminales porque, le dijeron a la mujer, no había pruebas suficientes para respaldar los cargos, pero en el mes de septiembre, Mandoyan fue despedido.

En el reporte de la Oficina del Inspector General también se establece –incluyendo los videos y grabaciones de teléfono- que Mandoyan no reunía los requisitos necesarios para ser recontratado como agente.

El informe también concluyó que los continuos comentarios de Villanueva a favor de Mandoyan, diciendo que sus derechos habían sido violados, no fueron respaldados con evidencias.

Al cierre de esta edición la oficina del Sheriff no había respondido a las preguntas sobre los resultados del deporte de la OIG.

El abogado que representa al sheriff y al departamento del condado en la demanda, le dijo a LA Times que un borrador anterior del reporte estaba totalmente a favor de la Junta de Supervisores, además de atacar la credibilidad de los acusados de Mondayan.

“El reporte es parte de un ataque que sigue su curso contra el Sheriff por parte de la Junta de Supervisores’, dijo Steven Madison al diario.