California ordena a Chevron detener un derrame masivo de crudo en el condado de Kern

Chevron ha derramado 800,000 galones de petróleo y agua en California desde mayo
California ordena a Chevron detener un derrame masivo de crudo en el condado de Kern
Un derrame de petróleo en un riachuelo de California.
Foto: Archivo / MICHAEL OWEN BAKER/AFP/Getty Images

Los reguladores estatales de California ordenaron a Chevron que hiciera todo lo necesario para detener la liberación masiva de petróleo crudo en un pozo del condado de Kern, reporta KQED.

El incidente, ocurrido en un campo petrolero cerca de la ciudad de McKittrick y a 35 millas al oeste de Bakersfield, ha derramado aproximadamente 800,000 galones de agua y petróleo crudo en el lecho de un arroyo seco. Los reguladores estiman que aproximadamente un tercio del flujo, o alrededor de 265,000 galones, es petróleo.

La orden del estado fue emitida el viernes por Jason Marshall, el nuevo jefe interino de la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos (DOGGR) de California.

La directiva se produjo un día después de que el gobernador Gavin Newsom despidiera al jefe de DOGGR, Ken Harris, luego de informes de un aumento dramático en los permisos de la agencia por fracking y de que algunos funcionarios de la agencia poseen acciones en las compañías que están regulando.

Los derrames de combustible en el condado de Kern, que comenzaron el 10 de mayo, llevaron a DOGGR a entregar a Chevron, con sede en San Ramon, una notificación de violación y una orden para detener algunos trabajos de extracción de petróleo en el área que rodea el incidente.

La orden emitida el viernes requiere que Chevron realice más pasos. Los reguladores ordenaron a la compañía que detuviera completamente el flujo de petróleo y agua, y evite nuevas emisiones.

La agencia estatal también dijo que Chevron no ha hecho lo suficiente para detener los derrames.

Los flujos de combustible cerca del pozo de Chevron comenzaron el 10 de mayo, se detuvieron por un tiempo, luego volvieron a ocurrir el 8 de junio y una vez más el 23 de junio.

El incidente tuvo lugar en un área donde Chevron y otras compañías operan pozos petrolíferos, muchos de los cuales utilizan un método en el que se inyecta vapor en forma subterránea para calentar el crudo subterráneo y facilitar la extracción.

La orden de DOGGR señaló que las regulaciones estatales prohíben que los proyectos de inyección de vapor produzcan derrames en la superficie como la que ocurre desde mayo.

Después de los informes iniciales del derrame dados a conocer por KQED, los ambientalistas arremetieron contra la industria petrolera y la agencia que la supervisa en California.