“Me estoy entregando” dijo Javier Duarte en video donde revela farsa de Peña Nieto

Indica que negoció con el entonces exmandatario su entrega para que su familia saliera bien librada, denunció que sufrió una "persecución mediática, política y judicial"
“Me estoy entregando” dijo Javier Duarte en video donde revela farsa de Peña Nieto
Javier Duarte
Foto: EFE

MÉXICO – El exgobernador de Veracruz Javier Duarte reveló un video donde asegura que su entrega fue un montaje orquestado por el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto, ya que había pactado entregarse con la condición de que su familia saliera bien librada y se frenara la persecución política.

“Mi entrega fue disfrazada de captura para no hacer quedar mal a las autoridades mexicanas”, aseguró el exgobernador del sureño estado de Veracruz.

En el video, que fue dado a conocer a Imagen Televisión, Duarte aseguró que la grabación la realizó solo unos minutos antes de su captura en 2017 y dijo ser “preso político” y que fue él quien se entregó, aunque Peña Nieto lo anunció como un gran operativo de inteligencia para dar con él.

En las imágenes se muestra al exgobernador veracruzano poco antes de su arresto el 15 de abril de 2017 en el lago de Atitlán, en Guatemala, asegurando que llegó a un “convenio establecido con el Gobierno federal, encabezado en ese entonces  Enrique Peña Nieto (2012-2018).

“Hoy es sábado 15 de abril del 2017. Estoy hablando desde la Laguna de Atitlán en Guatemala. Me estoy entregando y evidentemente darán a conocer como si hubiera sido sorprendido y detenido, pero como verán estoy totalmente en libertad”, precisa Duart en la grabación.

 
La razón que lo llevó a entregarse

Su entrega, asegura que fue negociada con la finalidad de proteger a su familia, acuerdo al que llegó con el Gobierno y que su interlocutor con Peña, fue el entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

“Quiero informar que en unos instantes más, de acuerdo con el convenio con el gobierno federal, seré detenido. Me entrego para poder cumplir con los acuerdos establecidos con el gobierno en el sentido de que pare esta persecución política y mediática”, precisó el exgobernador.

“Me entrego precisamente para poderme defenderme y poder cumplir con los acuerdos establecidos con el Gobierno federal en el sentido de que puedan dejar de estar hostigando a mi familia”, explica.

Asimismo, agrega que sufrió una “persecución mediática, política y judicial”.

“Seré un preso político del sistema y desde ahora les digo que en el caso de que me obligaran a hacer alguna acusación de persona alguna, llámese Andrés Manuel López Obrador o cualquier otra persona es contra mi voluntad”, aseguró.

Tras la difusión del video de Duarte,  Osorio Chong, expuso en Twitter que Duarte “es un corrupto desesperado que está buscando evadir la responsabilidad de sus actos”.

Asimismo, en entrevista con el Grupo Radio Fórmula este mismo martes, aseguró que no tuvo “ningún contacto con absolutamente nadie ni de él ni de sus abogados”.

También negó conocer que Duarte tuviera algún acuerdo con la entonces Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía General).

“Tampoco conocía que tuviera algún acuerdo, y si lo hicieron, lo hicieron sin que yo me enterara”, mencionó.

Duarte dejó su cargo como gobernador de Veracruz por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) el 12 de octubre de 2016, 48 días antes de finalizar su mandato, supuestamente para hacer frente a numerosas acusaciones de corrupción.

Pero se convirtió en prófugo de la Justicia cuando un juez dictó una orden de captura en su contra y ese mismo mes fue expulsado del PRI.

Tras seis meses en búsqueda, el exgobernador fue detenido el 15 de abril de 2017 en la recepción de un lujoso hotel de Panajachel, en el departamento de Sololá (Guatemala), y extraditado a México.

Desde prisión, Duarte ha insistido en varias ocasiones que su esposa, Karime Macías, es inocente. La mujer vive con sus hijos en Londres (Reino Unido).

El pasado 9 de julio, en entrevista telefónica con Radio Fórmula, aseguró tener “información valiosa y delicada” contra Peña Nieto y diversos funcionarios de la Administración anterior.

Sin querer adelantar qué delitos serían y a qué exfuncionarios involucra su supuesta información, señaló que se trata de acciones en las que él participó “en la interacción con el Gobierno federal”.

“No puedo decir que fui obligado, pero políticamente sabemos que existe un jefe, el jefe de las instituciones”, añadió, en referencia a Peña Nieto.

Con información de agencias