California podría ayudar a construir un nuevo acuerdo verde a nivel federal

En algunas comunidades del estado los esfuerzos son liderados por familias que ya sufren los efectos en su salud
California podría ayudar a construir un nuevo acuerdo verde a nivel federal
Foto de archivo.
Foto: TW: Eric Garcetti

El Congreso está debatiendo los méritos de la propuesta federal Nuevo Acuerdo, conocido como el New Deal, cuyo objetivo es frenar el cambio climático y la desigualdad. Los legisladores pueden buscar en California ejemplos de cómo trabajar con activistas de base y comunidades locales para producir resultados reales.

De hecho, los esfuerzos en California podrían proporcionar ruta para los esfuerzos a nivel estatal y nacional.

“En el nivel municipal es donde las personas pueden ver y experimentar soluciones por sí mismas y mejorar su calidad de vida”, dice Carolina Martínez, directora de políticas de la Coalición para la Salud Ambiental.

Martínez dice que el esfuerzo para mejorar la calidad del aire en el área de San Diego está liderado por familias que experimentan los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero, que podrían incluir cosas como tasas más altas de asma.

El alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti habla sobre el Nuevo Acuerdo Verde en la ciudad. (TW: Eric Garcetti)

“No tenemos más remedio que estar en los espacios y crear las nuevas soluciones”, dice Martínez. “Los llamamos innovadores, pero son las soluciones que se necesitan”.

Uno de los principales problemas de la organización es aumentar el acceso al transporte público. Martínez dice que la mayoría de los empleos locales no son accesibles en autobús, por lo que los miembros abogan por el despliegue de autobuses eléctricos, seguido de una incorporación gradual de mejoras adicionales en la infraestructura.

La Coalición de Salud Ambiental previamente abogó por una mayor responsabilidad en las agencias de transporte locales. Ahora, los miembros se están preparando para presionar por una medida en la boleta electoral en 2020 para financiar mejoras en el transporte local.

El transporte representó el 29 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos en 2017, según el Centro para el Clima y las Soluciones de Energía, una organización de investigación independiente.

Nuevo Acuerdo de Los Ángeles

En Los Ángeles, la segunda ciudad más grande del país, el alcalde Eric Garcetti anunció recientemente un plan para toda la ciudad titulado Green New Deal LA (Nuevo Acuerdo Verde de Los Ángeles), que también incluye inversiones en transporte público. El plan aborda una gama de preocupaciones ambientales, y las partes interesadas de la comunidad dieron su opinión sobre temas desde la vivienda hasta el acceso local a los alimentos.

El Green New Deal LA cumple con el Acuerdo de París sobre el cambio climático, del que la administración de Trump anunció su salida en 2017.

“Somos una de las pocas ciudades con un plan compatible con París, y creo que a otras ciudades les encantará echar un vistazo al análisis riguroso que se realizó”, dice Dominique Hargreaves, subdirectora de sostenibilidad de la ciudad de Los Ángeles.

Hargreaves dice que trabajar con miembros de la comunidad aseguró que la justicia ambiental se centrara en el plan de la ciudad.

Uno de los objetivos del Green New Deal LA es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por debajo del 50 por ciento de los niveles de 1990 para 2035. Los pasos a seguir incluyen el aumento del acceso al transporte público y la reducción de emisiones en los edificios existentes. El plan también exige que Los Ángeles cambie a una flota de vehículos con cero emisiones en menos de 10 años, si es técnicamente posible.

Es importante tener en cuenta los éxitos de colaboración anteriores para comprender el plan actual, dice Scott Cummings, profesor de la Facultad de Derecho de la UCLA.

La expansión del aeropuerto de Los Ángeles y la limpieza de los puertos le dieron a la ciudad ruta para reunir a las partes interesadas, según Cummings.

“El movimiento laboral y ambiental intentó deshacerse de los camiones sucios que vienen y vienen de los puertos”, dice.

Esto aseguró que los vehículos funcionaran con combustible limpio y que a los conductores se les pagara un salario digno, agrega Cummings.

Cummings dice que hay una idea errónea de que los intereses laborales y ambientales son diferentes, que “los trabajadores quieren desarrollo laboral y desarrollo laboral significa incursiones en el medio ambiente”.

“Las tensiones se pueden superar y hay un gran espacio de convergencia de intereses cuando las soluciones promueven ambos intereses”, dice.

Elevar las voces de las familias se ha convertido en un tema unificador en los programas en todo California.

“La participación de la comunidad es esencial para democratizar nuestro futuro de energía renovable”, dice Gladys Limón, directora ejecutiva de la California Environmental Justice Alliance.

“El Green New Deal no se trata de tener una legislación poco sistemática sino de un marco integral para hacer que nuestra sociedad haga la transición a una energía saludable y renovable”, dice Limón. “Eso puede parecer un desafío formidable, pero lleno de potencial para la prosperidad económica y la mejora del bienestar de todas las comunidades”.

Ella dice que California ha progresado en alcanzar ambiciosos objetivos de energía renovable, pero se ha hecho menos para abordar los impactos ambientales inmediatos de la producción de petróleo y gas en las comunidades cercanas.

Limón señala nuevas iniciativas estatales como el Programa de Comunidades de Clima Transformativo (TCC) en California como un ejemplo de lo que es posible cuando los miembros de la comunidad local se involucran. El programa climático está financiado por el programa de comercio y comercio de California. Los líderes comunitarios pueden presentar planes para proyectos de infraestructura y desarrollo local, y ya se han otorgado subvenciones a Fresno, Ontario y al vecindario de Watts en Los Ángeles, entre otros.

Los californianos estarán observando de cerca mientras se implementa el Green New Deal de Los Ángeles. Hay un panel de control disponible para que las personas puedan realizar un seguimiento de lo que se ha hecho hasta ahora.

“Hay una gran variedad de desafíos”, dice Cummings. “No todo será promulgado, pero diseñar la visión y seguir adelante es lo que necesitamos desesperadamente en este momento”.

Otras ciudades de los Estados Unidos están implementando planes climáticos locales como Santa Fe y Nuevo México, mismas que anunciaron recientemente una estrategia para lograr emisiones de gases de efecto invernadero netas a cero para 2040. Dallas está preguntando a los residentes qué les gustaría que se incluyera en un plan climático, que se espera finalice el próximo año.

Sarah Gustavus es periodista y reside en Albuquerque, Nuevo México.