Redada se llevó a 100 de sus trabajadores. Ahora pagará por aprovecharse de indocumentados

Antes de la redada, el empresario robó salario y horas extra a 151 trabajadores latinos, Además, evadió casi 1.3 millones de dólares en impuestos federales
Redada se llevó a 100 de sus trabajadores. Ahora pagará por aprovecharse de indocumentados
73 de los detenidos en la redada aún no saben si serán deportados.
Foto: Archivo / Cortesía ICE

El expropietario de una empacadora de carne de Tennessee tendrá que pasar 18 meses en prisión por evadir casi 1.3 millones de dólares en impuestos federales. Una redada en su empresa, con la que ICE detuvo a 100 trabajadores indocumentados, fue el punto de partida de la batalla judicial que lo ha llevado a la cárcel.

James Brantley, de 62 años, se declaró culpable en abril de evasión fiscal, fraude y de emplear a indocumentados en su matadero Southeastern Provision. Según los registros de la corte federal, el condenado pagó en efectivo a inmigrantes durante 20 años. De esa forma, evitó también retribuir correctamente las horas horas extra de sus empleados.

Aunque el abogado de Brantkey, Norman McKellar, había pedido que la sentencia no incluyera pena carcelaria. Por su parte, los fiscales agradecieron al exempresario su colaboración desde el día de la redada y recomendaron una pena reducida. Finalmente, además del año y medio entre rejas, el hombre tendrá tres más de libertad condicional.

El juez del caso, Ronnie Greer, consideró este miércoles que “este es un delito aún más grave debido al clima político actual“. Greer recordó que “el impacto ha sido bastante grave para muchos” trabajadores de la empacadora, que tuvieron que separarse de sus familias o que están en la cárcel.

73 de las personas detenidas todavía no saben si serán deportados, según publicó Knoxville News Sentinel. Algunos, por el contrario, ya se encuentran en sus países de origen

Tras la redada de ‘La Migra’ el 5 de abril de 2018, siete de los afectados denunciaron malos tratos de los agentes migratorios durante el operativo en la planta ubicada en Bean Station (Tennessee).

 

Condiciones de trabajo en el matadero

Brantley declaró haber estado contratando a indocumentados desde 1988. Al principio no pedía tarjetas de seguro social. Más adelante, empezó a solicitarlas pero animaba a falsificarlas.

Una multa también acusó al hombre de hacer trabajar a sus empleados en condiciones peligrosas e insalubres. Los inmigrantes que trabajaban para él tenían que matar, despellejar y trocear reses y empaquetar la carne. Su salario era de entre seis y 10 dólares la hora, por un trabajo que se alargaba más allá de las ocho horas diarias.

El Departamento de Trabajo también denució al hombre por adeudar salarios y horas extra a 151 trabajadores, la mayoría mexicanos y guatemaltecos.


Muere padre migrante en custodia de Patrulla Fronteriza. Su hija menor de edad se queda sola

Líder supremacista blanco se escapa de la cárcel. “Está armado y es peligroso”

Mató a su ex, le abrió el cráneo con una sierra y cocinó su cerebro. Luego se lo comió