Supervisora Hilda Solís habla del porqué apoya a Joe Biden para presidente de Estados Unidos

Supervisora Hilda Solís habla del porqué apoya a Joe Biden para presidente de Estados Unidos
Supervisora Hilda Solís acompaña al ex vicepresidente durante su visita al sur de California. (TW: Solís)
Foto: Hilda Solís

Hace casi 11 años recibí el honor de mi vida cuando me pidieron que me uniera a la administración Obama-Biden. El presidente Obama dijo que me quería en el gabinete debido a mis antecedentes.  Mi trabajo legislativo como senadora estatal y congresista dió voz a las comunidades diversas y familias de clase trabajadora que representé.

Mi padre, Raúl, era un delegado sindical para los Teamsters originario de México, y mi madre, Juana, era originaria de Nicaragua y trabajaba en una línea de ensamblaje.  Ambos, a través de su arduo trabajo pudieron darme la oportunidad de ser la primera en mi familia en ir a la universidad y luego fui la primera latina miembro del gabinete presidencial.  De la misma manera que mi educación y servicio público fueron de valor para la administración Obama-Biden y, por lo tanto, para el país, las humildes raíces de Joe Biden le han dado las cualidades y la sabiduría que el pueblo estadounidense necesita en la Casa Blanca.

Cuando la gente me pregunta por qué estoy apoyando al vicepresidente Biden, la respuesta es bastante simple.  Lo conozco, he trabajado con él.  Participé en esas reuniones de gabinete y fui testigo de su inmensa sabiduría y conocimiento sobre la multitud de problemas que enfrenta nuestro país.  He visto a Joe Biden de cerca y sé que él es el luchador que las familias trabajadoras y comunidades desesperadamente oprimidas necesitan en la Casa Blanca.

La primera plataforma importante que anunció la campaña de Joe fue un plan educativo integral, que incluía un plan sobre cómo cerrar la brecha de logros entre las minorías y sus homólogos blancos.  El plan triplicaría los fondos para las escuelas del Título I, escuelas a las que asiste un alto porcentaje de estudiantes de bajos ingresos, para garantizar que cada niño de cada comunidad comience con el pie derecho. No tengo duda que invertirá en la modernización de los planes de estudio de las escuelas intermedias y secundarias con opciones de capacitación para garantizar que los alumnos tengan no solo un camino hacia una carrera exitosa, sino también un camino hacia la clase media.  Joe Biden entiende intuitivamente el valor de invertir en nuestros hijos y el papel que tiene la educación en romper el ciclo de la pobreza.

Durante mi tiempo como Secretaria de Trabajo en la administración Obama-Biden, hicimos avances históricos en el ámbito laboral.  Ayudamos con éxito a capacitar a los trabajadores para los empleos del futuro, protegimos la salud y la seguridad de los trabajadores y pusimos a millones de estadounidenses a trabajar nuevamente.  Además, llevamos a juicio los negocios que se aprovechaban de los inmigrantes al negarles los salarios que ganaban.  Demasiados inmigrantes estaban sufriendo el robo de sus salarios y, por primera vez en la historia del Departamento de Trabajo, pudimos recuperar más de $200 millones en salarios que se les habían denegado a estos trabajadores.  Fue gratificante ver que estos salarios regresaron a más de 300,000 personas.  Sé que bajo una Administración Biden, los Estados Unidos continuaría haciendo avances históricos en oposición a las políticas regresivas que la actual administración ha implementado.

El vicepresidente Joe Biden está orgulloso de haber apoyado a los trabajadores y la AFL-CIO durante toda su carrera y no habría ganado su primera elección para el Senado en 1972 sin el respaldo de la Federación Laboral de Delaware.  A menudo dice que podríamos sobrevivir sin los banqueros de Wall Street, pero sin electricistas para mantener nuestras luces encendidas, sin trabajadores automotrices en la línea que construyen autos, sin bomberos y conductores de ambulancias,  sin trabajadores de servicio, o sin maestros no duraríamos mucho, y tiene razón.

Cuando el presidente Obama puso al vicepresidente Biden a cargo de la Ley de Recuperación, que creó 2 millones de empleos y evitó una depresión en este país, Biden se aseguró de que se cumplieran los estándares de Davis-Bacon.

Él cree que al pueblo estadounidense se le debe un aumento desde hace mucho tiempo.  Él sabe que necesitamos un salario mínimo de $15 dólares porque, como dijo el presidente del AFL-CIO, Trumka, “un trabajo debería ser suficiente”. Biden ha liderado este asunto al ayudar a diferentes ciudades y estados a aprobar un mínimo salarial de $15 dólares.  Sus esfuerzos hicieron la diferencia en el condado de Los Ángeles.  Como Supervisora del Condado de Los Ángeles, apoyé los esfuerzos de nuestro Condado para adoptar un salario mínimo de $15.  Esto ha ayudado a millones de familias trabajadoras.

El vicepresidente Biden ha luchado contra las llamadas leyes de “derecho al trabajo”, o como deberían llamarse “derecho a trabajar por menos”. Bajo una administración Biden, la negociación colectiva será sagrada y se asegurará de que los sindicatos tengan la influencia  y respeto que se merecen.  Los trabajadores construyeron la clase media y continúan sirviendo como la columna vertebral de nuestro país: merecen nuestro agradecimiento, apoyo y respeto.

Joe Biden ha apoyado a los sindicatos durante toda su carrera, y siempre ha apoyado a trabajadores y comprende los problemas que contribuyen a los obstáculos que enfrentan ciertas comunidades, como las comunidades de latinos, afroamericanos y asiáticos. El reconoce claramente lo que necesita el pueblo estadounidense: un país que proteja a los más vulnerables y garantice que todos en nuestra nación diversa sean tratados por igual. Como la vigésima  quinta Secretaria de Trabajo, y como la primera latina en servir en un gabinete de la Casa Blanca, estuve orgullosa de trabajar junto al vicepresidente Biden durante la administración de Obama. Desafortunadamente, la marea ha cambiado en los últimos años, y ahora tenemos que exigir que todos en este país sean tratados con dignidad y respeto. Y eso comienza con una cosa: derrotar a Donald Trump.

 Hilda Solis representa al Distrito 1 en la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles.  Anteriormente se desempeñó como Secretaria de Trabajo en la Administración Obama-Biden.