Probó un cigarrillo electrónico que le ofreció un amigo y acabó en coma. Llevaba una droga ilegal

El amigo le aseguró que fumar ese cigarrillo le relajaría

Probó un cigarrillo electrónico que le ofreció un amigo y acabó en coma. Llevaba una droga ilegal
La marihuana sintética en cigarrillos a hospitalizado a unas 10 personas en dos años.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Jay Jenkins, un joven de Carolina del Sur, probó en mayo de 2018 un cigarrillo electrónico que lo condujo directamente al coma. Un amigo se lo ofreció asegurándole que llevaba CBD o cannabidiol, una sustancia natural que lleva la marihuana y que, según sus promotores, tiene grandes beneficios. Ninguno de ellos tiene respaldo científico.

El amigo de Jenkins le dijo que el cigarrillo le relajaría, según informó la agencia The Associated Press. Algunos de los hipotéticos efectos que asignan al CBD son reducción del dolor y la ansiedad y aumento de la concentración. Pero nada de eso le sucedió al joven sino que en un instante sintió que los nervios de su boca se “multiplicaban por diez” y se vio envuelto en un círculo de oscuridad y lleno de triángulos coloridos. “Pensé que estaba muerto”, dijo el muchacho de acuerdo a AP.

La agencia publicó que el cigarrillo de Jenkins no llevaba CBD sino un tipo de marihuana sintética ilegal que ha llevado a la hospitalización a una decena de personas en los últimos dos años. Sin embargo, la comercialización de estos productos crece tan rápido que los legisladores no han encontrado la manera de detener el consumo.

AP encontró casos de la citada droga ilegal en productos de nueve estados: Alabama, Georgia, Luisiana, Mississippi, Carolina del Norte, Tennessee, Texas, Utah y Virginia. Aunque la agencia reconoce que su análisis no es representativo del mercado entero, considera que el sistema de fabricación y distribución obstaculiza las investigaciones penales y deja a las víctimas sin protección.


ICE asegura que no existen “redadas” y llama “criminales” al 90% de sus detenidos

Motos de agua para proteger a Trump y a su familia. La última petición del Servicio Secreto

Joven alertó de tiroteo masivo en una feria de Los Ángeles. Pero fue él quien terminó detenido