Trump se impone a California para obligar a rebajar estándares contra emisiones contaminantes

Tanto el gobernador de California como el Fiscal General prometen combatir la decisión que aumentará la contaminación en el Estado Dorado
Trump se impone a California para obligar a rebajar estándares contra emisiones contaminantes
California puso los estándares contra emisiones contaminantes para mejorar el aire.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

El presidente Donald Trump anunció el miércoles que su administración está revocando la autoridad de California para establecer estándares de millaje de automóviles más estrictos que los emitidos por los reguladores federales, una medida que los críticos dijeron que daría como resultado autos menos eficientes en el consumo de combustible que generarían más contaminación para el calentamiento del planeta.

La medida revocada por Trump es la que desde hace décadas permitía al estado de California imponer sus propios estándares contra las emisiones contaminantes de vehículos, más estrictos que los requeridos por el Gobierno federal.

Trump anunció la decisión, que será apelada en los tribunales por las autoridades de California, a través de Twitter durante una visita a la ciudad de Los Ángeles, una parada que forma parte de su breve viaje por la costa oeste para participar en varios eventos de recaudación para su campaña de reelección.

“La Administración Trump revoca la Exención Federal de California sobre emisiones para producir automóviles mucho menos costosos para el consumidor, al tiempo que hará que los automóviles sean sustancialmente más seguros”, tuiteó el mandatario.

Con esta nueva medida, la Agencia de Protección Ambiental no permitirá que ningún estado imponga controles de contaminación más ambiciosos que los adoptados por el Gobierno federal estadounidense.

Además, California no será el único territorio afectado por la decisión, pues otros 13 estados y la ciudad de Washington D.C. cuentan con sus propios estándares de emisiones.

“Esto conducirá a una mayor producción debido a este precio (automóviles menos costosos) y ventajas en la seguridad, también debido al hecho de que los vehículos más viejos y altamente contaminantes serán reemplazados por otros nuevos y extremadamente respetuosos con el medio ambiente”, prometió Trump sobre las consecuencias de bajar las exigencias contra la contaminación.

La nueva norma elimina el papel de California como líder ambiental en el país, ya que durante décadas impuso pautas mucho más severas que el resto del país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y controlar la calidad del aire.

“Habrá muy poca diferencia sobre las emisiones entre el estándar de California y el nuevo estándar de EE.UU.” aseguró el presidente.

“¡Se producirán muchos más automóviles bajo el estándar nuevo y uniforme, lo que se traducirá significativamente en más TRABAJOS, TRABAJOS, TRABAJOS! Los fabricantes de automóviles deben aprovechar la oportunidad porque sin esta alternativa en California, ustedes se quedarían sin negocio”, escribió Trump en Twitter.

Por su parte, el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, advirtió que llevará la medida a los tribunales, ya que es “una continuación de su ‘vendetta política’ contra California y su progreso”.

“Este es un movimiento agresivo contra el estado para afirmar su poder y dominio, justo unos pocos días antes de la Semana del Clima de las Naciones Unidas”, dijo Newsom en una conferencia de prensa.

El gobernador recordó que las intenciones de Trump en este asunto son similares a las de otros exmandatarios conservadores como George W. Bush (2001-2009) y Ronald Reagan (1981-1989).

“No se qué le pasa al Partido Republicano -cuestionó el gobernador-. Pero nosotros prevaleceremos”.

Según Newsom las explicaciones de Trump son incorrectas porque al rebajar los estándares de contaminación, los fabricantes de automóviles estadounidenses serán menos competitivos en el mercado global “si no se adelantan a los requerimientos demandados y se impondrán otros productores como China o la India”.

“Es por la industria petrolífera, punto y final. No es por la salud ni por la economía”, zanjó.

Por su parte, el fiscal general de California, el también demócrata Xavier Becerra, insistió en que en el momento en el que la medida entre en vigor, será recurrida ante la Justicia.

“Solo tenemos tuits, no es oficial aún, pero parece que en esta administración los tuits son leyes”, opinó Becerra.

Con información de EFE