Dan la residencia a padres indocumentados por sus hijos con necesidades especiales

La regla de la carga pública no afecta a quienes solicitan beneficios del gobierno para hijos residentes o ciudadanos con condiciones severas
Dan la residencia a padres indocumentados por sus hijos con necesidades especiales
09/18/19 /LOS ANGELES/Zacarias Alonso Mendoza with his wife Juana Gomez Conseco and children, Ever Isaac Alonso Gomez, 7, Esdras Abraham Alonso Gomez, 3, is surprised by his immigration attorney Alex Galvez with his residency papers, during the live show of radio personality El Piolin. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Zacarías Alonso Mendoza y Juana Gómez Canseco se llevaron una sorpresa inesperada cuando esta semana recibieron la noticia de que ya son residentes permanentes de los Estados Unidos, debido a que sus dos únicos hijos, nacidos con discapacidad severa en los Estados Unidos, van a necesitar atención y cuidados médicos de por vida.

Estoy muy feliz. Ahora me podré sentir más libre para llevar a mis hijos a muchos lugares porque la verdad si me daba miedo que de repente pudiera surgir una redada, que nos deportaran y los niños se quedarán aquí”, dice Zacarías Alonso de 35 años.

El abogado en migración Alex Gálvez sorprendió a la pareja de padres inmigrantes mexicanos con la buena nueva de la residencia en el show de radio de Eddie El Piolín Sotelo.

“Quiero decirles que después de que el juez de la Corte aprobó darles la residencia, el fiscal tuvo 30 días para apelar su fallo y como no lo hizo, ustedes ya son residentes”, afirma el abogado.

Zacarias Alonso Mendoza con su esposa Juana Gómez Conseco y sus hijos Ever Isaac Alonso Gomez de siete años y Esdras Abraham Alonso Gomez de tres años. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Zacarías y Juana son de San Bartolomé Quialana, Oaxaca, México. Emigraron a los Estados Unidos hace 12 años después de casarse en su pueblo. Viven en Glenwood Springs, Colorado. Zacarías trabaja en la construcción.

Hace siete años tuvieron a su hijo Ever Isaac; y tres años más tarde, a su segundo hijo Esdras Abraham. Ambos nacieron con discapacidad severa; y requieren atención las 24 horas del día.

Zacarías, el padre del menor cuenta que hace dos años al sintonizar la radio y escuchar el Show de Piolín, tuvo en suerte que ese día, había sido invitado el abogado en migración, Alex Gálvez.

“Él estaba hablando de que los padres indocumentados con niños con discapacidad pueden obtener la residencia. Yo no sabía nada de eso”, dice.

Al terminar la intervención de Gálvez en la radio, Zacarías decidió hacer una cita telefónica con el abogado. “No le quise decir nada a mi esposa porque no me hubiera dejado. Le habría dado desconfianza”, dice.

A la distancia entre Los Ángeles y Glenwood Springs, Colorado, abogado y padre platicaron. Cuando ya decidió darle el caso al abogado Gálvez, le contó a su esposa quien sorprendida no lo podía creer.

“Todo el proceso se llevó a cabo en la corte de migración de Denver, Colorado. Para ahorrarle gastos a la familia, solo mandé un abogado el día de la audiencia con la juez”, cuenta Gálvez.

Finalmente esta semana, se confirmó que la pareja de padres ya no estarían más viviendo en las sombras pues les habían concedido la residencia. 

Son sorprendidos en el Show de Piolín con la noticia de que ya son residentes permanentes. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Carga pública

El abogado Gálvez dice que en la actualidad muchos papás indocumentados tienen miedo a solicitar este alivio porque piensan que no son elegibles por el tema de la Carga Pública que a partir de octubre negará la residencia permanente a quienes hayan recibido ciertos beneficios del gobierno.

“Quiero decirles que en estos casos de niños con problemas serios de salud, esa ampliación de la regla a la Carga Pública no va a afectar. Al contrario, entre más ayuda del gobierno hayan recibido para el tratamiento de sus hijos con una condición especial seria, es mejor para mostrar como evidencia al juez”, señala. 

Gálvez explica que eso sí los abogados en migración de todo el país han tenido que educar a los jueces porque este alivio no es muy común en estados donde no hay muchos hispanos.

Se llama Cancelación de la Remoción y se da padres indocumentados con hijos ciudadanos o residentes con condiciones severas de salud, aunque también puede beneficiar a padres o esposos”, precisa.

Zacarias Alonso Mendoza dice que ahora si pueden salir a la calle sin miedo a ser detenidos y dejar solos a sus hijos. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Y subraya que es muy importante aclarar que para beneficiarse de la Cancelación de la Remoción, el hijo, esposo o padre deben padecer una condición de salud muy seria que requiera ayuda para el resto de la vida, así como tratamientos y medicamentos.

“Todo esto se tiene que probar con evidencias médicas. Los documentos deben hablar por sí mismos. De manera que no hay que llevar ante el juez a los familiares enfermos. En este caso, los niños no tuvieron que ir a la corte”, destaca.

“La cancelación de la remoción es un alivio tan verdadero y fuerte que el 100% de los casos resultan en una victoria, y solo un juez los puede aprobar”, expone.

El abogado destaca que los solicitantes de la residencia a través de hijos, esposos o padres con condiciones severas de salud, deben cumplir con requisitos básicos para beneficiarse. “Deben haber vivido al menos diez años en el país de manera continua, no tener antecedentes criminales y sus hijos no deben tener más de 21 años”, señala.

Recomienda además que busquen abogados de migración con experiencia en ganar este tipo de casos. “Muchos padres hispanos con niños con discapacidades o enfermedades muy serias, no saben que existe este alivio o tienen miedo de solicitarlo”, se lamenta.

Un momento de gran felicidad viven la familia de Zacarías Alonso Mendoza y Juana Gómez Canseco, padres inmigrantes de Oaxaca al enterarse de parte de su abogado Alex Gálvez de que ya son residentes permanentes. El popular conductor de radio, Eddie Piolín Sotelo felicitó a la familia. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Una madre feliz

Bañada en lágrimas, Juana Gómez Canseco de 34 años no podía ocultar su felicidad. “Estoy muy contenta. La residencia significa un cambio de vida total. Solo le pido a Dios que nos siga dando fuerzas para sacar adelante a nuestros hijos porque si él nos los dio, sabe qué vamos a poder”, afirma.

Y confiesa que criar a dos hijos especiales ha sido muy difícil. “Mi niño chico nació de 29 semanas. Estuvo en el hospital por dos meses. A partir de ahí, no he descansado. A la semana, los llevó a 13 terapias”, dice.

Juana hizo un llamado a la comunidad para ver si alguien les quiere donar una Van ya que transportan a los menores en un vehículo que no está adaptado para quienes tienen necesidades especiales. Ella sola tiene que cargar y subir varias veces al día a sus hijos. “Si tengo ayuda, pero mi esposo trabaja todo el día para pagar la renta y las cuentas”, dice.

El popular conductor de radio, El Piolín Sotelo dice que la historia de esta familia de inmigrantes oaxaqueños, lo lleva a pensar que es importante que no nos quejemos por pequeñas cosas.

Mejor aún elogió la fortaleza de los padres para criar a sus hijos y sacarlos adelante; y pidió a la comunidad latina, apoyar y dar la mano en todo lo que se pueda a las familias con niños con necesidades especiales. 

“Tenemos una misión para ayudar a los necesitados”, dice.