Cargan contra plan de Trump de tomar ADN de inmigrantes detenidos para enviarlos al FBI

El gobierno pretende "identificar mejor" a quienes cruzan la frontera sin autorización. Pero, ¿puede hacerlo?
Cargan contra plan de Trump de tomar ADN de inmigrantes detenidos para enviarlos al FBI
ICE enviará la información genética a otras entidades gubernamentales.
Foto: ICE

La intención del gobierno de Donald Trump de extraer muestras de ADN de inmigrantes detenidos en cáceles del servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) encontrará próximamente su primer obstáculo legal. La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), la organización de defensa de los derechos latinos más grande y antigua del país, prepara una demanda contra el plan del presidente.

LULAC anunció que está “formando una coalición con otras organizaciones de defensa legal para tomar medidas en un tribunal federal contra la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) [que pretende] recolectar muestras de ADN de decenas de miles de detenidos bajo su custodia”. El presidente de la organización, Domingo García, entiende que el plan de la agencia viola “nuestra constitución y el derecho internacional“.

García se refirió específicamente a la la presunción de inocencia y a las “protecciones contra la autoinculpación y el derecho a representación legal, incluso cuando un individuo es interrogado por primera vez bajo sospecha de haber cometido un delito”. Para el el presidente de LULAC, “ICE está llevando a cabo uno de los actos más invasivos en masa por parte de una entidad de aplicación de la ley en suelo estadounidense que hemos presenciado”.

Desde la organización que encabezará la demanda denuncian que se trata de una “despreciable y deshumanizante violación del cuerpo y privacidad” de “hombres, mujeres y niños. Y recordó que “el abuso de ADN y refugiados tiene una historia sólida en Estados Unidos”.

Por su parte, Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo a Univision que “todos estamos protegidos por la Constitución, independientemente del estatus migratorio“. Salas recordó que las muestras de ADN no se pueden usar sin el consentimiento de la persona a las que pertenecen.

 

Cuál es el plan del gobierno

Un alto rango del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció la semana pasada bajo anonimato la medida. El propósito, según dijo en una llamada con periodistas, es identificar mejor a las personas que tratan de cruzar la frontera sin autorización y comprobar parentescos. La información genética se la enviarán a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) para que elabore una base de datos.

Estos datos genéticos, que también los podrán usar otras oficinas federales, se unirán a los biométricos tradicionales que ya recolecta el gobierno.

Según Telemundo, ICE comenzó el pasado mayo el programa piloto de ADN en siete puntos de control fronterizo. Posteriormente añadió tres localidades. Los datos de DHS revelan que en la primera fase, destinada a comprobar el parentesco de familias en la frontera, 16 familias de un total de 84 no pasaron la prueba.


Policía que mató a su vecino en Texas: ¿Qué se sabe del misterioso asesinato del testigo?

Trump reconoce estar preocupado por el juicio político

Trump retira tropas estadounidenses del norte de Siria ante el “inminente” ataque turco