Puedes conseguir Lamborghinis y otros superautos por menos de $50K, pero no son lo que parecen

¿Quiere un superauto pero no cuentas con una cantidad de más de seis dígitos? Esta página es entonces tu solución
Puedes conseguir Lamborghinis y otros superautos por menos de $50K, pero no son lo que parecen
¿Pensabas que el color no importaba?
Foto: Pexels

No hay nada más molesto que comprar algún artículo y después darse cuenta que éste es en realidad un productor falso, pirata o clonado.

El mercado de clonación no es algo nuevo, ni raro. Es más, éste es amplio y abarca desde electrónicos, vestimenta y antigüedades hasta autos.

Duplicar autos, sin embargo, no es tan fácil. Se requiere del conocimiento e infraestructura necesaria para poder clonar un vehículo. Pero ésto no significa que los astutos falsificadores no encuentren las maneras para lograrlo. Por ejemplo, hace unos meses reportamos el caso de un taller en Brasil que se dedicaba a la fabricación y venta de Lamborghinis y Ferraris falsos.

No todas las réplicas son malas

Pero hay que aclarar que hay réplicas de autos que, además de ser legales, son muy transparentes. Es decir, los vendedores de réplicas de autos explican que sus vehículos son réplicas y no originales, y la ventaja de comprar uno de estos autos está en su muy bajo precio –a comparación del original–.

Un ejemplo destacado es el caso de un vendedor de autos en Craigslist que promocionó un Bugatti Veyron que, él aclaró, es en realidad un Mercury Cougar modificado para parecerse al auto francés.

El vendedor explicó que gastó miles de dólares en hacer parecer el Mercury a un Veryon, el cual puede valer hasta $2,998,000, según Kelley Blue Book (KBB). Y, así como él, la compra de autos duplicados en los Estados Unidos es muy común.

Un sitio en especifico, promociona réplicas de autos de lujo – también conocidos como “kit cars” y “faux cars” – por precios tan bajos como los $20,000.

Se llama Lamborghinireplicas.com y es uno de los muchos sitios donde un comprador puede adquirir un lujoso vehículo que no es en realidad lo que parece… pero nadie tiene que enterarse.

Aquí, los amantes de los autos pueden comprar de todo: Lamborghinis, Ferraris, Bugattis y otras réplicas de autos que a pesar de no provenir del Continente Viejo, son casi la misma cosa – con la excepción del motor –.

¿Cómo los fabrican? Según USA Today, lo más común es construir uno de estos vehículos a base del chasis de un auto ya fabricado con fibra de carbono.

Y los autos que más se unas para este tipo de modificaciones son el Pontiac Fierro y el Porsche Boxer, explica el periódico.

Pero esta no es una práctica nueva, cabe aclarar. En los 60s, compañías como Fiberfab crearon réplicas del Ford GT40, el auto que venció a Ferrari en los 60s, utilizando la base de un Volkswagen Beetle.

***

Te puede interesar: