¿Cuáles son los riesgos del exceso de grasa en sangre?

El exceso de grasa en la sangre podría ser mortal

¿Cuáles son los riesgos del exceso de grasa en sangre?
Foto: Getty Images

Detectar que en la sangre circulan demasiadas grasas (como los triglicéridos o el colesterol) significa que el paciente está sufriendo hiperlipidemia, afección que podría poner en riesgo su vida.

Aunque los triglicéridos sean una manera eficiente de almacenar energía en forma de grasa, y el colesterol ayude a formar hormonas u otros elementos, cuando se producen en exceso, tienen efectos muy negativos.

¿Cuáles son los posibles riesgos de esta enfermedad?

Principalmente, el desarrollo de una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral. Lo que ya es bastante grave.

Esta afección se produce mayormente cuando se cumple una dieta que incluye mucho colesterol y grasa, como: cremas, queso, carne, huevos y mariscos.

Sin embargo, por herencia familiar lamentablemente se puede contraer, teniendo tres tipos de hiperlipidemia genética: hipercolesterolemia familiar, hipertrigliceridemia familiar o hiperlipidemia familiar combinada.

También está propenso a producirse gracias a enfermedades hormonales: hipertiroidismo, diabetes mellitus. O a través del consumo de medicamentos como pastillas anticonceptivas, diuréticos o bloqueadores beta (utilizado para tratar enfermedades cardiovasculares).

grasa sangre
Foto: Shutterstock

Pero como todo no es tan grave como parece, la hiperlipidemia puede ser tratada a través de cambios en la dieta, ejercicios, y por supuesto, la pérdida de peso.

En cuanto a los medicamentos empleados, dependerán de la cantidad excesiva de grasa (o lípidos) en la sangre.

Y puede ser detectada rápidamente a través de un examen de sangre sencillo, que se encarga de medir los niveles de los triglicéridos y del colesterol.

Si tienes herencia familiar relacionada con nivel alto de estas grasas, consulta al médico con frecuencia.

El Programa Nacional de Instrucción sobre el Colesterol recomienda que un adulto saludable deba visitar al médico una vez cada cinco años, a partir de los 20 años. Recuerda que las visitas periódicas al médico podrían librarte de una mala noticia sobre tu salud, que pudo ser descubierta mucho antes. No te descuides.

Fuente: academic.oup.com