Feliz cumpleaños en la frontera Tijuana-San Diego a una niña con familia separada

La pequeña Remesme cumplió tres años, pero a pesar de los regalos, el pastel y decenas de gente cantando feliz cumpleaños, el hecho de tener a su familia separada parecía reflejarse en su pequeño rostro

Feliz cumpleaños en la frontera Tijuana-San Diego a una niña con familia separada
Remesme Marián es abrazada por su madre junto al muro fronterizo. (Manuel Ocaño).
Foto: Impremedia

Remesme Marián cumplió tres años este domingo y para celebrar la peinaron, vistieron y la llevaron a ver a su papá a través del muro fronterizo

Supo que era su festejo, pero también se enteró que no volvería a ver a su papá por mucho tiempo, como si él se fuera a cumplir una condena.

Remesme cumplió tres años. (Fotos: Manuel Ocaño)

Cerca de un centenar de desconocidos reunidos en el Parque de la Amistad cantó a la cumpleañera las mañanitas, su papá le hizo llegar una muñeca con extraño cabello rosado en trenzas, y un Buzz Lightyear.

Ni los regalos la alegraron.

La abuelita, Maribel López, le horneó docenas de pastelitos de colores, y su mamá, Nicole Estíbalis, le compró un broche nuevo de cabello y la cargaba cuanto quisiera.

La pequeña sin embargo seguía un poco triste.

Remesme reflejaba un vacio o tristeza en su rostro.

Un rato después, cuando la comunidad musulmana llegó a orar a la frontera, un niño de la misma edad que Remesme supo que era cumpleaños.  De repente, el pequeño, con su espontaneidad infantil corrió para darle un par de abrazos a la festejada.

De repente todo cambió.

Las cosas cambiaron un poco cuando Remesme fue abrazada por otro pequeño.

Y aunque el rostro de la menor no dejó de reflejar una soledad difícil de describir y aparentemente profunda, el peso de la tristeza parecía suavizarse con la presencia del pequeño.

Remesme se mostró muy seria. No parecía su cumpleaños.