Aprende cómo reducir el consumo de azúcar en los niños

Los niños son propensos a consumir altas dosis de azúcar. Descubre cómo puedes ayudarlos a reducir su consumo

Aprende cómo reducir el consumo de azúcar en los niños
Foto: shutterstock
Regreso a Clases

Golosinas, bebidas gaseosas, snacks y muchos otros alimentos contienen dosis alta de azúcar, pueden ser perjudiciales para la salud de los niños. Pero hacer un cambio en su dieta y sustituir ciertos alimentos que no contengan tanta glucosa, es el primer paso para un desarrollo sano.

Estrategias para reducir el consumo de azúcar

Muchos padres buscan cómo reducir el consumo de azúcar de productos procesados, y la mejor manera es sustituyendo este tipo de alimentos por otros más sanos, e incluso elaborados en casa.

Uno de estos productos que pueden servir como sustitutos es el yogurt natural. Muchos de los postres realizados con productos lácteos suelen ser muy dulces para los niños. En cambio, el yogurt hará que ingieran hasta menos de la mitad de azúcar.

Lo genial del yogurt es que también se puede combinar con porciones de frutas naturales, lo que hace de este alimento un postre delicioso y nutritivo.

Si el desayuno consiste en cereales azucarados o con chocolate, la mejor opción es cambiar el tipo de cereal por uno que contenga la menor cantidad de azúcar. Así se reduce la porción de azúcar y se mantiene el equilibrio alimenticio.

Por otro lado, es preferible cambiar los jugos que vienen en cajitas por jugos naturales. Así, serás tú quien agregará la cantidad de azúcar necesaria. Además, será un producto totalmente natural.

Ventajas de reducir el consumo de azúcar

De acuerdo a un reportaje de la bbc.com, al reducir el consumo de azúcar, evitarás que tu hijo desarrolle enfermedades como diabetes, o se convierta en una persona obesa.

Y también desarrollará una buena salud bucal, ya que el azúcar está relacionado con la caries dental.

azúcar niños
Foto: Shutterstock

Al cambiar los hábitos alimenticios de los niños, contribuirás a que sea una persona sana y también que se preocupe por su propia alimentación. Claro, no está mal que de vez en cuando se coma un pastel o algún postre dulce, solo que no debe ser en exceso.