Albahaca, un asombroso remedio cicatrizante de heridas

Cuando campesino llegó al hospital, herida hecha con machete ya había cicatrizado
Albahaca, un asombroso remedio cicatrizante de heridas
Foto: Pxhere

Un sorprendente caso que demostró los beneficios de la albahaca sucedió en Yucatán (México), donde un campesino que se lastimó el brazo con un machete, y sus compañeros buscaron esa planta para aplicarla a la herida y darle tiempo de llegar al hospital. Cuando médicos revisaron al campesino, informaron que su cortada ya había cicatrizado.

La albahaca es una de las hierbas utilizadas dentro de la medicina alternativa por sus múltiples propiedades terapéuticas, varias de ellas comprobadas científicamente, como digestivas, antisépticas y analgésicas. Ahora se suma la investigación sobre su uso tradicional para atender infecciones cutáneas y cicatrizar heridas.

Crédito: Cinestav

El especialista Azamar Barrios (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, Unidad Mérida) indicó que con los datos generados en investigación “ya se podría desarrollar algún medicamento, principalmente para curaciones, u otras aplicaciones biomédicas para la cicatrización o infecciones cutáneas”.

Propiedades:

Aperitiva, digestiva y espasmolítica. Suaviza las contracciones musculares; carminativa, expulsa los gases del tubo digestivo.

Vulneraria. Cura heridas y llagas.

Antiséptica. Impide el desarrollo de microorganismos causantes de infecciones.

Ligeramente sedante

Analgésica. Quita el dolor.

Usos

En heridas es usada como compresa con las hierbas machacadas.

: para tratamiento integral y, en particular, para el mal de aire. Sirve también para combatir la diarrea.

Para preparar té como infusión: a cuatro cucharaditas o pizcas de hojas agregar una taza de agua hirviendo y dejar en reposo durante diez minutos. Pueden tomarse hasta tres tazas diarias.

Aceite medicinal: se aplica en sobadas para el tratamiento del susto; se debe aromatizar antes de ser usado.

Preparación: a un cucharón o puño de mano de hierba seca, o a dos cucharones o puños de mano de hierba fresca, agregar medio litro de aceite de oliva u otro aceite vegetal comestible. Dejar la mezcla expuesta al sol en un frasco de vidrio, transparente y sin color, durante dos o tres semanas. Posteriormente, filtrar para extraer la espuma y la capa acuosa que haya quedado encima.

Para consumo alimenticio, deben limpiarse delicadamente las hojas, sin lavarlas, y disponerlas en capas dentro de un recipiente con cerradura hermética, cubriéndolas siempre con aceite comestible. Se conservarán por largo tiempo.

Crédito: Pxhere

La albahaca contiene una esencia rica en estragol, eugenol y timol, el eugenol se emplea como anestésico local y desinfectante.

La actividad antibiótica que ejercen el aceite esencial de la albahaca (O. basilicum), así como sus extractos  clorofórmico, metanólico y acuoso sobre diversos microorganismos patógenos ha sido plenamente evidenciada.

Bacterias como Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Bacillus subtilis, Pseudomona aeruginosa, los hongos, Candida albicans, Trichoderma viridens y diversas especies de Aspergillus y Fusarium son particularmente susceptibles.

Es importante destacar la actividad del extracto clorofórmico de la ramas sobre Mycobacterium phei, causante de la tuberculosis.

Fuentes:

Conexión Cinestav

Scielo

Cedoc. inmujeres