Cómo aislar puertas y ventanas en invierno con poco dinero

Es muy sencillo el método para aislar tu hogar del aire frío.

Aunque estén cerradas, el aire frío se puede filtrar por tus puertas y ventanas.
Aunque estén cerradas, el aire frío se puede filtrar por tus puertas y ventanas.
Foto: Tirachard Kumtanom / Pexels

El invierno está presente y el frío que caracteriza la temporada se puede filtrar a tu hogar por cualquier hueco que dé hacia el ambiente, pero ¿cuáles serían estos orificios? Los pequeños espacios que se generan en tus puertas y ventanas.

Es posible que los marcos de estos elementos de tu hogar tengan algún problema de instalación, por ello, hay herramientas a muy bajo costo que te pueden ayudar a mantener caliente tu hogar sin gran problema.

El primer paso sería revisar que los marcos de las puertas y ventanas estén bien selladas a la pared, por lo que si se detecta un hueco entre ellos, la mejor manera de aislar el ambiente es calafeteando con un productos especiales de silicón.

Después de haber sellado, procederemos con los vanos naturales de ventilación que dejan ambos elementos entre sus marcos y, en el caso de la puerta, el suelo.

Para evitar el paso del aire por el vano inferior de la puerta, existen burletes de tipo escoba que son diseñados especialmente para esa parte.

Antes de colocarlo, debes medir el ancho de tu puerta y cortar la tira a esa medida. Posteriormente, corta la pieza con un arco de sierra. Previo a quitarle la cinta, es necesario limpiar la zona de la puerta en la que se va a colocar para que el pegamento del objeto se adhiera perfecto a la puerta y listo, puede comenzar a ponerla de tal manera de que las escobas toquen el suelo, sin impedir que se abra y cierre libremente.

Para las orillas de la puerta y las ventanas, existen burletes especiales que se colocan de manera similar.

Primero, debes medir y limpiar la zona en la que instalarás el burlete. Para estas piezas, con unas tijeras podrás cortarlo a la medida de tu puerta o ventana. La diferencia de unas con otras, es que el burlete de la ventana suele ser una cinta blanca de goma suave y el de puerta es mucho más ancha.

En el caso de las ventanas, existen burletes de diferentes grosores, por lo que es recomendable verificar que después de haber colocado tu pieza, la ventana abra y cierre sin ningún esfuerzo extra.

 

FUENTES CONSULTADAS:

wikiHow / Houselogic