Indocumentado mexicano que votó a Trump con papeles falsos ya recibió su castigo

El hombre usó una identidad falsa durante tres décadas, lo que le permitió votar en una veintena de elecciones

El hombre usó la identidad robada para casarse con su esposa.
El hombre usó la identidad robada para casarse con su esposa.
Foto: Getty Images / DOJ

Tres años y nueve meses de cárcel es la condena que un inmigrante mexicano tendrá que pagar por utilizar durante 30 años la identidad de un estadounidense fallecido. Un juez federal de Sacramento dictó este martes la sentencia contra el hombre, que consiguió el pasaporte de EEUU con documentos falsos, tramitó la residencia de su esposa y votó en unas 20 elecciones.

Tras un juicio que se alargó tres días, un juez federal declaró a Gustavo Araujo Lerma culpable de robo de identidad, fraude de pasaportes y votación de un extranjero. Este mexicano de 64 años “comenzó a usar fraudulentamente la identidad de un ciudadano estadounidense vivo” en 1992, según dijo en un comunicado el fiscal federal McGregor W. Scott.

Según Scott, Araujo “utilizó esa identidad para cometer una larga lista de delitos, mentir a numerosas agencias locales, estatales y federales y abusar de los programas del gobierno”. El fiscal federal vio “la sentencia de hoy (martes) sirve para proteger la confianza del público en el sistema de inmigración, la seguridad de los pasaportes y las elecciones federales”.

La identidad que robó el condenado pertenecía al estadounidense Hiram Enrique Vélez, ya fallecido. Gracias a ella, el mexicano consiguió que su esposa obtuviera la ciudadanía y registrarse en el padrón electoral como simpatizante del partido republicano. Este registro le permitió participar en 20 elecciones presidenciales des 1996. Votó en cinco elecciones presidenciales. En las de 2016, votó a Trump.

También pudo volar a Guadalajara y regrasar sin problemas gracias a un pasaporte a nombre de Vélez, que murió en 1997 en su Puerto Rico natal.

Araujo y su esposa María Eva Manríquez ya estaban casados en México pero se volvieron a casa en Los Ángeles, California. Eso sí, el hombre usó la identidad del portorriqueño para contraer matrimonio y que, posteriormente, Manríquez, pudiera conseguir la residencia permanente (en 1995) y la naturalización (en 2012).

La mexicana también se enfrenta a un proceso legal que la puede llevar hasta 10 años a prisión y por la que podría tener que llegar a pagar hasta 2.


Los escalofriantes testimonios de quienes presenciaron erupción del volcán en Nueva Zelanda

Alarma por cruel ‘hazaña’ de Donald Trump Jr. en el extranjero donde recibió tratos especiales

¡Sorprendente! Seguidora de Trump se opone a plan del gobierno de ejecutar a asesino de su familia