Muere Rosa Porto, la fundadora de Porto’s Bakery y Café en Los Ángeles

La repostera Rosa Porto, una emigrada cubana que fundó Porto's Bakery Café en Los Ángeles, murió a los 89 años.

Muere Rosa Porto, la fundadora de Porto’s Bakery y Café en Los Ángeles
Actualmente Porto’s Bakery & Cafe está presente en Glendale, Downey, Buena Park y Burbank.
Foto: Porto's Bakery & Cafe

La familia Porto anunció el sábado el fallecimiento de Rosa en las páginas del negocio en Facebook y en Instagram, donde escribieron que ella murió “pacíficamente, rodeada de su amado esposo y familia”.

La declaración continuó: “Rosa era una mujer increíble que comenzó Porto humildemente desde la cocina de su casa vendiendo pasteles y dulces a amigos y familiares, al mismo tiempo que era una esposa y madre extraordinaria para sus tres hijos. Más tarde, cuando tenía más de 60 años, Rosa se retiró del negocio familiar y había comenzado a enfocar su amor y pasión en criar a sus siete nietos. No había mayor sentimiento de alegría y orgullo para Rosa que sus nietos y pronto sería su bisnieto.”

La historia de Porto’s Bakery & Cafe se remonta a la década de 1970, cuando Raúl y Rosa, junto a sus hijos Betty, de 13 años; Raúl, de 11 años; y Margarita, de 9 años, abandonaron su Cuba natal y llegaron a un país que desconocían todo, hasta el idioma.

En 1971 Porto’s Bakery inició como un empresa casera y era atendida principalmente por Rosa, la madre.

El matrimonio creció el negocio con la ayuda de sus hijos cuando estos  se graduaron de la universidad. Portos se expandió gradualmente a múltiples ubicaciones y se convirtió en uno de los negocios de repostería más recomendados y reconocidos.

Hoy en día, ese negocio familiar iniciado por unos inmigrantes cubanos, Rosa y Raúl Porto, en una pequeña repostería en Echo Park, es un emporio cubano de cafeterías en el sur de California, que alcanzan los primeros puestos en la lista de mejores restaurantes de Estados Unidos en Yelp frecuentemente.

La familia Porto continúa la tradición de compartir la dulzura de la cocina cubana y de otros países latinos con una tacita de café, en sitios donde se puede conversar con la familia y los amigos y que ya son parte de esos lugares tradicionales y famosos de esta ciudad donde si no has estado, más vale que los visites pronto.

El negocio latino expresó “sincera gratitud por todo el amor y la amabilidad que nos han mostrado a lo largo de los años”, al terminar su comunicado.