“Pensé que me iban a secuestrar”: testimonio de un adolescente detenido por inmigración

El joven de 15 años cuenta que lo tiraron al suelo y lo esposaron porque creyeron que era indocumentado
“Pensé que me iban a secuestrar”: testimonio de un adolescente detenido por inmigración
Hasta que vio a un uniformado supo que eran agentes de inmigración y no secuestradores.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Un adolescente hispano que radica en el condado de San Diego, California, sufrió uno de los peores momentos de su corta vida cuando fue detenido, esposado e interrogado por varios hombres que resultaron ser agentes de inmigración sin uniforme.

“Pensé que me iban a secuestrar”, dijo el joven de 15 años de edad, identificado como Jaime, quien es residente permanente y no tenía idea sobre lo que estaba pasando.

Cuenta que la tarde del pasado 19 de marzo caminaba de su casa en Chula Vista a una iglesia local cuando de pronto un vehículo le cerró el paso.

El conductor era un hombre vestido de civil que a gritos y con groserías le ordenó detenerse para luego intentar subirlo a la fuerza al automóvil particular.

Ese hombre y otros cuatro que llegaron después, no se identificaron ni mostraron alguna identificación o placa que indicara que fueran policías, por lo que Jaime tomó su teléfono celular y llamó al 911 de emergencias.

Sin embargo el teléfono le fue arrebatado y arrojado al suelo para luego ser sometido y esposado, le dijeron que eran de inmigración, pero Jaime pensaba que se trataba de un secuestro por la forma como lo trataban.

“Me dijo que era de inmigración, pero yo no le creí porque me estaba tratando muy mal. Me tiraron al suelo, tiraron muy teléfono celular y mis llaves al suelo, y yo estaba esposado… Estaba diciéndoles que vivía en Chula Vista desde hacía tres años, que estaba legal y que era menor… pero no me creyeron. Me preguntaron por mi identificación y les dije que estaba en mi casa, pero no me creyeron porque dijeron que debería traerla todo el tiempo en mi bolsillo”.

Eran agentes de inmigración, no secuestradores

Mientras el adolescente yacía en el suelo con las manos sujetadas aquellos desconocidos se burlaban porque les había dicho que se dirigía a la iglesia.

Todos estaban vestidos de civil y empezaron a interrogarlo sin tener idea de lo que se trataba, pero fue hasta que vio a otro que llegó portando el uniforme de la Patrulla Fronteriza que tuvo mayor certeza de que eran agentes de inmigración y no secuestradores.

Jaime les dijo que era nacido en Tijuana, México, pero que tenía su ‘green card’ en casa, no obstante los agentes insistieron de que era indocumentado y lo acusaron de que momentos antes había bajado de una camioneta blanca en la que lo habían cruzado por la frontera.

El testimonio de Jaime es uno de los recabados en el reporte “Childrens at the crosshairs of immigration enforcement” que recientemente publicó American Friends Service Committee sobre acciones en detrimento de los menores por parte de agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE).