Demandan a Trump por usar cortes de inmigración como ‘máquina de deportación’

Los jueces estarían condicionados a emitir órdenes de deportación y denegar asilo
Demandan a Trump por usar cortes de inmigración como ‘máquina de deportación’
Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP vía Getty Images

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

El sistema de cortes de inmigración se ha puesto al servicio de la agenda política del presidente Donald Trump al ser convertido en una ‘máquina de deportación’, establece una demanda presentada este miércoles en un tribunal federal de Portland, Oregon.

La demanda es contra del mismo presidente Trump y del fiscal general William Barr por utilizar los tribunales de inmigración para avanzar en su agenda política y presionar a los jueces para que emitan fallos de deportación y rechacen el mayor número posible de solicitudes de asilo.

De acuerdo con los argumentos de los demandantes, la administración de Trump instituyó un sistema que califica el desempeño de los jueces de inmigración con base en la rapidez en que resuelvan los casos y si las peticiones de asilo son denegadas reciben un incentivo.

Además, tomando como pretexto el rezago de casos, los jueces deben ejecutar tres fallos diarios y un caso no debe tomarles más de 10 días, por lo que las apresuradas decisiones suelen resultar en deportaciones y asilos denegados.

Si no cumplen, los jueces que están bajo el control de la Procuraduría General que encabeza Barr, corren el riesgo de ser despedidos, refiere la querella.

Presentada por el Southern Poverty Law Center (SPLC) y el Innovation Law Lab de Portland, la demanda busca que un juez federal emita una orden de restricción para que la administración de Trump no siga influyendo con sus métodos en las decisiones de asilo y deje de aplicar políticas de medición numérica para calificar el desempeño de los jueces.

Este recurso legal, consideraron las organizaciones defensoras de los derechos civiles, tiene el potencial de ofrecer un proceso justo a los solicitantes de asilo y otros inmigrantes que han sido blanco de la retórica y de las políticas de Trump.

La consigna del gobierno, de acuerdo con la demanda, parecería ser la creación de “zonas libres de asilo”, ya que las cortes de inmigración en 23 ciudades han denegado el 85% de todas las peticiones de asilo, encabezadas por El Paso, Texas, donde los jueces han rechazado el 96.6% de los casos.