Fimosis: la estrechez del prepucio que cubre el pene varía según la edad

El tratamiento y los síntomas varían dependiendo de la etapa en la vida del hombre

Fimosis: la estrechez del prepucio que cubre el pene varía según la edad
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

La fimosis es una enfermedad particular de los hombres, y aunque no es mortal, tiene una incidencia particular en la salud. A continuación, encontrarás más información respecto a ella, específicamente sus síntomas y el tratamiento.

¿Qué es la fimosis?

De acuerdo a un artículo de Cuídate Plus, la fimosis es un problema exclusivo de los hombres que está caracterizado por la incapacidad del prepucio para cubrir la cabeza del pene debido a la estrechez de la abertura del prepucio.

La fimosis es una anomalía que todo hombre puede presentar, indiferentemente de su etapa vital: recién nacidos, niños, jóvenes y adultos son propensos a desarrollar fimosis.

Existen dos principales tipos de fimosis: la fimosis detectada al momento de nacer, y la fimosis desarrollada en la adultez.

Síntomas de la fimosis

Según el momento de desarrollo de la fimosis habrá diferencias en torno a los síntomas.

Síntomas en niños

Los recién nacidos con fimosis tendrán una unión-adherencia entre el prepucio y el glande que puede perpetuarse hasta la infancia. Lo normal es poder retraer el prepucio en estado de flacidez y erección entre los 12 y 14 años. Cuando esto no ocurra, se está en presencia de la fimosis.

El bebé puede padecer dificultades al orinar y dolor como consecuencia de la piel adherida. Y es posible que la zona experimente infecciones.

Síntomas en adolescentes y adultos

Durante la juventud, los signos de esta enfermedad son similares a los de la infancia, pero se suman además síntomas relacionados al dolor en el pene cuando está erecto y especialmente en pleno acto sexual. En este punto, el tratamiento se vuelve prácticamente obligatorio.

Tratamiento

Tanto en niños como en adultos, el método adecuado para resolver la fimosis es la circuncisión, que consiste en recortar la piel del pene y la mucosa prepucial redundantes, exponiendo así el glande. Y hay consideraciones previas antes de ejecutar la circuncisión.

En los niños se puede gestar un orificio de salida en el glande, creando así una localización anómala que cause hipospadias, es decir, un desarrollo anómalo del pene. En adultos, pueden visualizarse tumores que escapaban de la simple inspección.

Este procedimiento se realiza generalmente con anestesia local o anestesia general en el caso de los niños.

Esta información relacionada con la fimosis quizás te ayude a identificar las características de la enfermedad de manera que consultes con un especialista, para que te oriente mejor.