Chávez Jr. abandona la pelea con Jacobs por una fractura, pero ¿fue de nariz o de mano?

El sinaloense decidió no continuar y los aficionados explotaron de furia en Phoenix

Chávez Jr. abandona la pelea con Jacobs por una fractura, pero ¿fue de nariz o de mano?
Chávez Jr. felicita a Jacobs antes de una lluvia de proyectiles.
Foto: Ed Mulholland / Matchroom Boxing USA

En medio del enojo del público de Phoenix, Arizona, Julio César Chávez Jr. perdió la pelea tras el quinto asalto ante Daniel Jacobs luego de decidir no continuar con el pleito y se retiró del cuadrilátero resguardado ante los objetos que los aficionados le lanzaban.

El combate en peso supermediano, que se llevó a cabo a pesar de que el mexicano falló en dar el peso por casi cinco libras un día antes, marca un nuevo fracaso de Chávez Jr. y un golpe más a su imagen.

La pelea arrancó con un round para el nacido en Culiacán, que fue hacia al frente y logró conectar de izquierda a Jacobs sin hacer demasiado daño, sin embargo el hijo de la leyenda se vio activo y fuerte.

El segundo asalto fue más parejo, aunque ninguno mostró clara superioridad. El estadounidense estaba tratando de acomodarse al sentir el peso en los golpes de un hombre bastante más grande en el ring (se calcula que Julio estaba el viernes cerca de las 200 libras).

Chávez Jr. felicita a Jacobs antes de una lluvia de proyectiles.
El momento en que Chávez, en su esquina, decide no seguir. /Matchroom Boxing USA

Sin embargo, para el tercer y cuarto round Chávez bajó su ritmo y el ‘Miracle Man’ comenzó a sentirse más cómodo, colocando bien su jab, y el intercambio de golpes llegó a finales del asalto número 4 cuando en los últimos 10 segundos se soltaron ambos peleadores una serie que elevó la emoción de alrededor de 10,000 espectadores en la arena, sacando Jacobs la mejor parte.

El estadounidense empezó a dominar la distancia mientras Chávez empujó para conectar con el jab pero a pesar de la exigencia del público de ir con todo, un golpe de Jacobs provocó un sangrado en la nariz del ‘Hijo de la Leyenda’ que al terminar el quinto asalto decidió no continuar con la pelea.

En la transmisión de DAZN se escuchó cuando Julio le dijo a su entrenador Freddie Roach que se había roto la mano. Sin embargo, el sinaloense parecía quejarse más bien de la nariz, que le sangraba a chorros, seguramente fracturada.

Luego, al felicitar a Jacobs, Chávez parecía explicarle que se había roto la naríz, una tesis que fue sustentada por un reportero de DAZN al que Roach le dijo que su peleador se había roto la nariz y que tenía problemas para respirar.

Eventualmente se resolvió la duda al aclararse que Julio tenía rota la nariz.

Al salir rápidamente del ring debido a los objetos lanzados por el público, Julio César no pudo ser entrevistado para aclarar por qué no siguió.