Las formas más comunes de contaminar el aire en casa (y cómo reducirlo)

Quehaceres comunes generan contaminación dentro del hogar.

Las formas más comunes de contaminar el aire en casa (y cómo reducirlo)
Imagen ilustrativa de una tarjeta bancaria.
Foto: Magnascan / Pixabay

Aunque nuestras casas nos protejan de las inclemencias del tiempo y de agentes patógenos, muchas de las actividades que se realizan dentro del hogar pueden generar contaminación en el ambiente que podrían perjudicar a tu familia.

Un estudio encargado por la Campaña del Día del Aire Limpio encontró que la contaminación del aire interior es tres veces peor que la contaminación del aire exterior, generando hasta un 3% % de todas las enfermedades en todo el mundo, de acuerdo con una estadística realizada por la Organización Mundial de la Salud.

Por ello, aunque es difícil poder deshacerte de toda la contaminación dentro de tu hogar, es posible que la reduzcas a niveles no dañinas para tus seres queridos.

Entre las causas comunes por las que el aire interno de una vivienda se puede contaminar, es debido: al gas en cocina, calentadores o fugas existentes, humedad, moho, productos de limpieza y humo de cigarro.

El cigarro no sólo daña a quien lo fuma, sino a la gente alrededor. Crédito: Ralf Kunze / Fuente: Pixabay

Entre las medidas más importantes para el bienestar de su familia se encuentra la de contratar a un ingeniero experto en gas por lo menos una vez al año para que revise el funcionamiento de todos aquellos electrodomésticos que consumen este producto químico.

Además de evitar una posible fuga de gas, si las llaves de paso dejan escapar más combustible del indicado, el monóxido de carbono que emana de su ignición puede ser un asesino silencioso de su hogar que podría detonar cáncer de pulmón en las personas.

La ventilación frecuente de tu vivienda, por muy irónico que parezca, ayuda a limpiar el aire de las partículas dañinas generadas dentro de ella. Abrir las ventanas no sólo esparce el posible monóxido de carbono de gases internos y humo del cigarro, sino también de todas aquellas partículas de polvo que podrían provocar asma o afectaciones respiratorias cuando se realizan quehaceres domésticos como barrer o sacudir los muebles.

Puede parecer una medida extrema, pero si algún ser querido o invitado es fumador, sería conveniente hacerle ver que no sólo daña su salud sino la de sus cercanos, por lo que de ser posible invítelo a que evite hacerlo o, por lo menos, lo realice en zonas abiertas y no dentro de la casa.

Asimismo, los componentes activos de los productos de limpieza también emiten gases que podrían causar diversas enfermedades, por lo que comprar productos amigables con el medio ambiente o, por lo menos, airear la casa ayudará a evitar muchas complicaciones de salud.

Por muy irónico que parezca, los productos de limpieza son altos contaminantes. Crédito: Willfred Wende / Fuente: Pixabay

La humedad es contenedor de diversos virus, por lo que un hogar con moho puede ser responsable de muchas de las problemas respiratorios, por lo que es recomendable revisar que no haya fugas en tuberías, una correcta impermeabilización de los techos y el flujo de aire en cuartos de baño y lavado.

Para finalizar, información recabada por Good Housekeeping señala que existen diversos purificadores de aire que afirman reducir una variedad de contaminantes del aire en el hogar, desde humo hasta microplásticos. Además, por si fuera poco, las bondades de la naturaleza son tan grandes que existen plantas que limpian el ambiente de tu casa y benefician en la salud de tu familia.