ABT le pone condimiento al Audi SQ7

ABT le pone condimiento al Audi SQ7
Foto: ABT

La preparadora se ha encargado de darle un look más agresivo y una mecánica aún más potente al Audi SQ7 ABT.

Cuando un modelo de Audi incluye en su denominación la letra “S” es porque desde la casa de los cuatro aros se han encargado de sumarle prestaciones deportivas.

Pero en este caso, la preparadora ABT Sportsline ha doblado la apuesta y ha exprimido al poderoso motor del SQ7 que originalmente cuenta con unos 435 CV en el V8 TDI biturbo.

Es por ello que los le han sacado el jugo al potente propulsor para elevar su potencia a unos 520 CV gracias al software ABT Power Boost, es decir que el SUV de Audi ha ganado unos 85 caballos.

Si bien no se han dado cifras certeras sobre sus registros de velocidad final y aceleración, con todos estos ajustes posiblemente sus marcas hayan mejorado notablemente frente a los 4,8 segundos del 0 a 100 km/h  y los 250 km/h de velocidad.

Por otro lado, para generar una estabilidad mayor y un aspecto más deportivo, el Audi SQ7 ABT ofrece un sistema de suspensión adaptativa que permite reducir la altura y mejorar su desempeño.

 En tanto y por si fuera poco se puede configurar el sonido del escape a gusto del cliente.

Más en Conduciendo.com: Notas Audi

Los cambios no sólo se aprecian en su mecánica

Más allá de los retoques a nivel mecánico el Audi SQ7 de ABT también ha recibo un aspecto más agresivo al acostumbrado.

En el sector delantero se destaca la parrilla distintiva confeccionada en fibra de carbono al igual que un alerón trasero que se combina con el difusor que aloja la cuádruple salida de escape.

Asimismo sus llantas deportivas de 22 pulgadas puede elegirse en tres diseños.

Interior diferencial

Por dentro cuenta con una placa que alusión a la preparadora, volante con fibra de carbono y Alcántara como así también las costuras en rojo.

Inserciones en aluminio y luces ambientales diferentes han creado un ambiente único para este SUV.

El Audi SQ7 de ABT incrementa más su deportividad para convertirse en un todoterreno que sólo busca el asfalto.