¿Sabías que la salsa inglesa fue creada por error?

Fue elaborada a petición especial de un noble y permaneció abandonada en un sótano

¿Sabías que la salsa inglesa fue creada por error?
Foto: SarapulSar38 / Canva

La salsa Worcestershire, mejor conocida como “Salsa Inglesa” con la que podemos aderezar prácticamente cualquier guiso, sopa, carne, frijoles, comida japonesa, pizza y hasta la usamos en algunas bebidas porque realza su sabor, es una preparación fermentada que tiene un origen muy curioso, al igual que su especial sabor.

La famosa preparación surgió como un descuido, un accidente a principios de 1800 en Worcester (Reino Unido). Un noble llamado Lord Sandys quería recordar los sabores exóticos que había disfrutado durante su estancia en la India, así que realizo como petición especial a los químicos John Lea y William Perrins que hicieran una salsa con vinagre y especias que recreara el sabor de las que había probado en el país al sur de Asia.

Lea y Perrins prepararon el primer lote de salsa, sin embargo, el sabor no les convenció del todo y la dejaron en el sótano, se olvidaron de ella, para encontrarla 18 meses más tarde (en el año 1837), cuando realizaban una limpieza.

La preparación había envejecido y al probarla, los creadores descubrieron con asombro que el sabor de la salsa había cambiado favorablemente, tenía un sabor delicioso, así que la embotellaron y comenzaron a venderla. Fue un éxito, a poco tiempo ya era popular en toda Europa.

La salsa llegó a los Estados Unidos en 1839, ya que John Duncan, un empresario de Nueva York que empezó ordenando una pequeña cantidad de la salas, terminó importando grandes envíos debido a la demanda. Ahora la salsa Worcestershire es conocida en todo el mundo.

Envoltura de papel

Las botellas de salsa Worcestershire Lea & Perrins, como en sus inicios continúan envueltas en papel. En el pasado se envolvía de esa manera para evitar que se rompieran en los largos viajes en barco cuando eran exportadas. La costumbre de envolverlas continúa aunque no por necesidad, sino como una forma de simbolizar la calidad de la marca creadora de la famosa salsa inglesa.

La receta secreta

La marca Lea & Perrins señala que la receta de la salsa es un secreto bien guardado para protegerla de imitadores y solo se sabe que contiene vinagre, melaza, azúcar, sal, anchoas, extracto de tamarindo, chile, cebolla y ajo. Pero no revela la identidad de otros ingredientes clave, simplemente agrega especias y saborizantes.

Sin embargo, hoy ese misterio puede ser revelado, según las declaraciones de una señora llamada Bonnie Clifford a Daily Mail. Señala que su padre Brian Keogh (ya fallecido), excontador de Lea y Perrins, tenía unas notas que había descubierto en la fábrica de la salsa, estaban escritas con tinta sepia en dos folios encuadernados en cuero.

De acuerdo a los documentos que el Sr. Keogh rescató, se revela que la receta de la salsa podría incluir clavos, salsa de soja, limones, pepinillos y pimientos. Lo que no se especifica es el método, ni la cantidad de los ingredientes a mezclar.

Bonnie Clifford está trabajando con el Museo de Worcester para exhibir los documentos. Aunque los ingredientes sean revelados, la forma de preparación aún es un misterio.

Te puede interesar: