Un hombre de Florida descubre que tiene una hija tras compartir su ADN en internet

Padre e hija, después de 46 años, se conocieron en persona hace unas semanas

Curt Cowan pudo conocer a su hija el día de Acción de Gracias.
Curt Cowan pudo conocer a su hija el día de Acción de Gracias.
Foto: Local 10 News

Un hombre residente en Plantation (Florida) descubrió que tenía una hija al compartir la información de su ADN a través de la plataforma Ancestry.com.

“No tenía ni idea de lo que encontraría”, declaró el hombre en declaraciones a la estación Local10 de Miami.

Curt Cowan empezó a construir su árbol genealógico hace unos 10 años. Actualmente tiene 756 personas que están relacionadas con él, aunque advierte que esa cifra “no está cerca del final”.

Hace un par de años, Cowan sintió curiosidad por saber más sobre sus antepasados por parte de padre, una tarea nada fácil para él. Así que decidió suscribirse al servicio de Ancestry.com para ver si podía obtener más información sobre su familia paterna.

“Decidí poner mi ADN en Ancestry.com solo para averiguar si podía encontrar alguna conexión”, decía.

Su ADN lo llevó a un sorprendente descubrimiento: tenía una hija en California de la que jamás había tenido constancia.

Todo pasó en 1973, durante unas horas en San Diego.

“Conocí a una mujer en un bar, tomamos unos tragos, me fui a su casa durante unas horas y jamás la volví a ver ni supe de ella”, relataba.

Ese breve encuentro desencadenó en el nacimiento de una niña llamada Sage Blake. Durante años, tanto ella como su madre pensaron que un hombre diferente era el padre biológico.

“Resulta que Sage, mi hija, no me estaba buscando, pero su hija estaba buscando a su abuelo y así fue cómo descubrí la conexión. El ADN no miente”, comentaba.

Padre e hija finalmente se conocieron cuando Blake voló a Florida el día de Acción de Gracias.

“En realidad es agradable porque no tengo mucha familia en California, así que no hago demasiadas cosas con mi familia y esto es un cambio agradable”, admitía Blake.

Los expertos advierten que, a veces, los secretos revelados a través de pruebas de ADN pueden dividir a las familias, pero en este caso, Cowan y Blake los ha unido y ya piensan en la próxima reunión.