Qué comer y qué evitar en una dieta paleo

Café, granos integrales, cereales, granos refinados y azúcares no están permitidos en la dieta paleo
Qué comer y qué evitar en una dieta paleo
Foto: Yuliya Furman / Canva

La dieta paleolítica o paleo, pretende que los hombres coman alimentos que como los que existían en la Edad de Piedra, es decir, hace aproximadamente 2,5 millones a 10.000 años. Los defensores de esta dieta señalan que el cuerpo humano es genéticamente incompatible con la alimentación moderna que surgió a partir de la aparición de la agricultura, una idea que se conoce como hipótesis de discordancia.

La dieta del paleo encuentra como uno de sus motivos que los hombres de las cavernas experimentaban menos enfermedades modernas como diabetes y cáncer. Sin embargo, hay que considerar que la esperanza de vida de nuestros predecesores era solo una fracción de la de las personas de hoy.

Una dieta paleo limita los alimentos que comenzaron a ser frecuentes cuando surgió la agricultura hace casi 10.000 años. Crédito: Estt/Canva

En general, la dieta es alta en proteínas, moderada en grasas, moderada en carbohidratos de alto índice glucémico, alta en fibra y baja en sodio y azúcares refinados.  Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (incluidas las grasas omega-3 EPA y DHA) provienen de peces marinos, aguacate, aceite de oliva y nueces y semillas.

Alimentos permitidos y no permitidos en la dieta paleo

Las recomendaciones varían entre las dietas paleo comerciales. La Escuela de Salud Pública de Harvard realiza un resumen general de alimentos permitidos que es el siguiente:

Permitido

  • Carnes magras frescas
  • Pescado, mariscos y huevos
  • Nueces y semillas
  • Frutas y verduras
  • Aceite de oliva, aceite de coco y pequeñas cantidades de miel

Ciertos tubérculos como la batata y la yuca pueden permitirse con moderación debido a su alto contenido de nutrientes.

No permitido

  • Granos integrales, cereales, granos refinados y azúcares
  • Productos lácteos
  • Papas blancas
  • Legumbres (maní, frijoles, lentejas).
  • Alcohol y café
  • Sal
  • Aceites vegetales refinados como la canola y la mayoría de los alimentos procesados ​​en general.

Menú de un día habitual

Este es un ejemplo de Mayo Clinic de lo que podrías comer en un día típico si sigues una dieta paleo:

Desayuno. Salmón asado y melón cantalupo.

Almuerzo. Lomo de cerdo magro asado y ensalada (lechuga romana, zanahoria, pepino, tomates, nueces y aderezo de jugo de limón).

Cena. Solomillo de carne de res magra al horno, brócoli al vapor, ensalada (hortalizas de hoja verde mezcladas, tomate, aguacate, cebollas, almendras y aderezo de jugo de limón) y fresas para el postre.

Tentempiés. Una naranja, bastones de zanahoria o bastones de apio.

La dieta también hace hincapié en beber agua y estar físicamente activo todos los días.

Si bien la dieta paleo promueve que se consuman alimentos frescos ricos en nutrientes y deja de lado el consumo de alimentos altamente procesados con lo que se disminuye la ingesta de sodio, azúcar y grasas poco saludables, también se omiten granos, lácteos y legumbres que aportan nutrientes importantes.

Hasta el momento no hay estudios clínicos a largo plazo acerca de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Se recomienda que considere los consejos de un nutricionista o dietista para saber si esta dieta se adapta o no a sus necesidades.

Te puede interesar: Por qué la dieta DASH es mejor y más segura que la dieta keto