Pidió una cena de $5,000 en restaurante de Salt Bae en Miami ¡pero se negó a pagar la cuenta!

El restaurante ha tenido clientes con facturas de hasta $40,000 y nunca habían tenido problemas
Pidió una cena de $5,000 en restaurante de Salt Bae en Miami ¡pero se negó a pagar la cuenta!
El hombre, al final, tuvo que dividir la cuenta con sus invitados para poder pagar.
Foto: Stuart C. Wilson / Getty Images for Laureus

Duane Miranda, un hombre originario de Florida, visitó el restaurante de carnes Nusr-Et, que es propiedad del popular chef Salt Bae en la ciudad de Miami, pero nunca se imaginó que pasaría un bochornoso momento aquí.

Como ya es bien sabido, este local no es para nada barato, pero a Miranda le pareció exagerado recibir una factura por nada menos que $5,000 dólares por su cena, por lo que se negó a pagar el monto, según reportó The Takeout.

El hombre pidió varios platillos y bebidas para sus seis invitados: una Copacabana Mule ($30), dos martinis Tito ($56), un tequila Casamigos Reposado ($27), dos escoceses Glenfiddich de 12 años ($52), dos martinis de Grey Goose ($56), un Tequila Don Julio Blanco ($25), una botella de Caymus Cabernet 2017 ($275) y cinco botellas de agua ($50), entre otras cosas.

Sin embargo, Miranda se sorprendió al ver que le cobraron $2,000 dólares por dos costillas tomahawk Wagyu recubiertas en láminas de oro de 24 quilates. El cliente alega que él en realidad había pedido las dos costillas tomahawk económicas (sin las láminas de oro) y que cuestan solamente $275 dólares.

Miranda dijo que, cuando vio que estaban cubiertas de oro, pensó que era parte de la presentación que le daban a este tipo de platillo.

View this post on Instagram

24 karat special meat cake for you @jbalvin

A post shared by Nusr_et#Saltbae (@nusr_et) on

Por todos los platillos y bebidas, le cobraron al cliente $5,000 dólares, por lo que él alegó al restaurante que no había pedido esos cortes de carne.

El restaurante resolvió entonces llamar a la policía. “Estaba estupefacto”, dijo Miranda, de acuerdo con el Miami Herald.

El gerente del restaurante, que se identificó como Oguz, dijo que llamó a la policía porque el cliente amenazó con irse sin pagar la cuenta. “Hemos tenido personas con facturas de $20,000, $30,000, $40,000 dólares. Nunca tuve este problema”, dijo.

Después de pasar una hora discutiendo con la policía, Miranda y sus invitados decidieron dividirse la cuenta.

Además, Miranda se llevó los dos huesos de las costillas tomahawk, ya que uno se lo dará al perro de un amigo, y al otro le hará pruebas para ver si el oro en realidad es de 24 quilates. Además, le pidió a American Express (la tarjeta con la que pagó) que dispute el cargo.

–También te puede interesar: Chick-fil-A dará nuggets de pollo GRATIS por este mes