Rúcula: antioxidante, reduce presión arterial y ayuda a perder peso

La rúcula es una hierba de valor nutritivo que puedes agregar a pastas, pizzas y ensaladas
Rúcula: antioxidante, reduce presión arterial y ayuda a perder peso
Foto: Pxhere

La rúcula es una hierba silvestre con un ligero sabor picante que es originaria del Mediterráneo, poco a poco se recupera la costumbre de consumirla, como lo hacían los romanos en el pasado.

Es familia de los crucíferos, aunque no es tan conocida como el brócoli o la coliflor, la rúcula tiene importantes beneficios para la salud por sus efectos antioxidantes y sus nutrientes.

De acuerdo con la Base de Datos de Nutrientes de Estados Unidos, algunos de sus componentes son: carotenos, calcio, hierro, magnesio, zinc, fósforo, folatos, vitaminas A y C.

Crédito: Pxhere

Reduce la presión arterial

Un estudio observó que la rúcula así como la remolacha contiene altos niveles de nitratos y polifenoles, beneficiosos para la salud cardiovascular.

El consumo elevado de nitrato puede disminuir la presión arterial, reducir la cantidad de oxígeno necesaria durante el ejercicio y mejorar el rendimiento deportivo.

Previene la anemia

La combinación de hierro y vitamina C hace que sea un vegetal que favorece la absorción del hierro no hemo, propio de los vegetales.

Te puede interesar: Por qué siempre debes agregar limón a tus frijoles, lentejas y ensaladas

Reduce niveles de colesterol

La rúcula y otras verduras crucíferas son una buena fuente de fibra soluble, puede ayudar a reducir los niveles de glucosa y a reducir el colesterol en la sangre.

Proporciona sensación de saciedad

Los alimentos ricos en fibra hacen que las personas se sientan más llenas por más tiempo, lo que significa que pueden ayudar a combatir el comer en exceso.

Reduce riesgo de cáncer

Las verduras crucíferas como la rúcula, son únicas porque son una rica fuente de compuestos que contienen azufre, llamados glucosinolatos que imparten un aroma picante y un sabor picante.

Los glucosanatos pueden desempeñar un papel importante en la prevención de enfermedades al desencadenar una respuesta antioxidante y antiinflamatoria y contribuir al mantenimiento de la homeostasis celular.

De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, dichos compuestos inhiben la formación de cáncer en varios órganos de ratas y ratones, entre ellos, la vejiga, las mamas, el colon, el hígado, los pulmones y el estómago.

Según estudios las mujeres que comen más alimentos ricos en fibra durante la adolescencia y la edad adulta joven, incluidas las verduras y las frutas, pueden tener un riesgo significativamente menor de cáncer de seno que aquellas que comen menos fibra dietética cuando son jóvenes.

Cómo añadirla a tus comidas

Puedes añadirla a la pizza después de ser horneada.

También se puede preparar con carnes, pescado, arroz, pastas y ensaladas mediterráneas, con tomates, vinagretas, nueces y queso parmesano.

Crédito: Dana Tentis/Pixabay

Otra opción deliciosa es preparar pasta con salsa al pesto de rúcula.

Te puede interesar: 5 razones para elegir sardinas e integrarlas a tu dieta