Robo millonario en iglesia de Los Ángeles: acusado deberá pagar más de $11 millones de dólares

Durante años un sujeto estuvo haciendo fraudes: ahora enfrenta hasta 60 años en prisión

Robo millonario en iglesia de Los Ángeles: acusado deberá pagar más de $11 millones de dólares
La Iglesia que sufrió el fraude.
Foto: Google Maps

Un ex líder de la Iglesia de la Ciencia Cristiana en Los Ángeles se declaró culpable de robarle más de $11 millones de dólares a la Iglesia donde servía, comunicaron este martes las autoridades.

Charles Thomas Sebesta, de 55 años y proveniente de Huntington Beach, enfrenta el cargo criminal por haber robado esa suma de las cuentas de banco de la Iglesia, transfiriendo el dinero a compañías falsas. Como coartada, se hizo pasar por empresario del sector inmobiliario. Por esto, también se le imputa el delito de fraude bancario.

La Oficina del Procurador Nicola T. Hanna comunicó que el sujeto ha estado detenido y bajo custodia desde su arresto en agosto de 2019.

Sebesta fue contratado desde 2001 como administrador en la 5ta. Iglesia de la Ciencia Cristiana, y se unió a la Iglesia en 2005, donde finalmente llegó a ser el líder. En ese puesto, controlaba todas las operaciones financieras del templo.

Entre agosto 2006 y diciembre 2016, Sebesta autorizó pagos desde las cuentas de la Iglesia para empresas ficticias, así como a cuentas bancarias que puso a su nombre y de sus familiares. Para hacerlo, también falsificó firmas y usó prestanombres.

En 2008, Sebesta supervisó la venta de propiedades que la Iglesia tenía en Hollywood en aproximadamente $12.8 millones de dólares, y luego desvió parte de esas ganacias a sus propias cuentas, con lo que compró una casa de $2 millones. Los desvíos aparecían en los estados financieros de la iglesia como donaciones.

En 2009 y 2010, Sebesta hizo un giro de $1.86 millones de dólares para sus cuentas personales de impuestos, para recibir reembolsos más jugosos de parte del gobierno.

Para esto, se hizo pasar por empresario inmobiliario haciendo donaciones a la iglesia. A todos estos delitos se suman otros fraudes menores que el mismo sujeto realizó, y en conjunto podría recibir una sentencia de hasta 60 años en prisión.

El Servicio Secreto de Estados Unidos fue el que investigó este caso.

También te puede interesar: