La Víbora: Mi venenosa opinión sobre el show de JLo y Shakira

Nuestra serpiente chismosa no soportó algo que hizo Jennifer López en el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl... ni cómo se presentó Shakira a su lado un par de días antes
La Víbora: Mi venenosa opinión sobre el show de JLo y Shakira
Shakira y JLo. El show sí estuvo bien producido.
Foto: Kevin Winter / Getty Images

Ya estoy hasta el gorro con el tema de Jennifer López y Shakira y su presentación en el medio tiempo en el Super Bowl. He escuchado de todo, que si una fue mejor que la otra, que si JLo debió o no subirse al tubo, que si Shakira estaba insinuando algo sexual con el movimiento de lengua que hizo frente a la cámara.

Eso sucedió el domingo y todavía sigue la alegata en las redes sociales, pero la verdad prefiero ver eso que al insufrible sujeto que tenemos como Presidente.

Volviendo al tema, mi humilde, aunque no menos venenosa opinión, es que fue un show extremadamente producido, y no podíamos esperar menos para un evento deportivo de ese calibre. Lo que no soporté fueron dos cosas: a Jennifer López envuelta en la bandera de Puerto Rico (¿como para qué?), y ver a su hija Emme en el escenario cantando.

En el primer caso, yo la verdad no se la creí, y tampoco entiendo cuál fue la intención. ¿En realidad ella se siente puertorriqueña, un país en el que ha puesto los pies en contadas ocasiones? Y en el segundo caso, Emme, su hija, ¿está debutando como cantante? Ay, no, niña, mejor asiste a una universidad, tienes más futuro allá que como artista.

Pero volvamos a un par de días antes del Super Bowl, cuando Shakis y JLo ofrecieron una conferencia de prensa para hablar de los detalles de su concierto del domingo. Omaigá, yo no daba crédito a lo piojita que se veía Shakira. Y era más notorio porque JLo se veía (la palabra de moda de los programas de entretenimiento) “espectacular” en ese traje blanco de dos piezas.

Shakira parecía una “piojita” al lado de Jennifer López durante la conferencia de prensa./ Foto: Getty Images

Además de su atuendo tan elegante, Jennifer traía un maquillaje perfecto y un peinado sencillo pero impecable. En cambio, la colombiana consentida daba pena con su camisetita como las que yo uso para dormir, su pantalón equis y su cabello, ay, su cabello. ¿Qué tal de horrible su cabello? ¿Por qué nadie le dice que tiene que cuidarse ese cabello tan reseco y tan sin chiste? ¿Acaso no se ha cansado de pintárselo? ¿Cuál es el afán de esconder su melena negra, como la tenía cuando empezó su carrera?

Ya sabemos que es millonaria y que evade impuestos… ¡ups!, disculpen, se me chispoteó, como decía El Chavo. Y que a estas alturas de su carrera ya está en los cuernos de la Luna, pero por favor, que se esmere un poquito en lucir diferente de como la vemos en las fotos de los paparazzis, en las que sale toda fodonga y desaliñada.

Si no tiene un peinador personal, le puedo recomendar a uno. El chiste es que no parezca la chacha de JLo, ¿no creen?