Desamaparados en California, un tema que ya es herramienta política

Saber cuántas personas viven en las calles del estado parece una tarea imposible de cumplir.
Desamaparados en California, un tema que ya es herramienta política
Voluntarios cuentan a las personas que viven en la calle en Lowell, Fresno.
Foto: Craig Kohlruss, Fresno Bee / Cortesía

Armados con chalecos amarillos y linternas en mano, más de 200 voluntarios se desplegaron en el área de Fresno para contar a las personas sin hogar hace un par d esemanas. A lo largo de las vías del tren, un grupo pasó junto a un contenedor de carga que tenía un colchón y zapatos adentro.

Las personas que probablemente durmieron allí la noche anterior ya no estaban presentes y, por lo tanto, no se pudieron contar.

Siguiendo con el conteo, el líder del grupo, el agente ferroviario de BNSF, Adam Garza, llevó a los voluntarios al lugar donde había visto la semana pasada al menos media docena de personas viviendo en el área. En ese momento no había ninguno. “Es algo gracioso”, dijo Garza, agregando que “la Patrulla de Caminos limpió las áreas con las que hemos tenido problemas en las últimas semanas”.

El área de Fresno, según el recuento del año pasado, tenía el mayor porcentaje de personas sin refugio de cualquier parte del país. Este año, los voluntarios están contando nuevamente, uniéndose a Los Ángeles, San Diego y cientos de ciudades y condados en toda la nación que informarán sus recuentos de personas sin hogar al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EEUU. Estos números de “recuento de una noche” se traducirán más adelante en dólares estatales y federales destinados a aliviar el problema.

El año pasado, las ciudades y condados de California registraron más de 150,000 personas que viven en las calles o en refugios de emergencia, un aumento del 17% respecto al año anterior.

Pero tan importante como esa cifra de 150,000 es el número de involucrados en los recuentos de esa noche, quienes reconocen que el proceso dirigido por voluntarios subestima significativamente el número real de personas sin un lugar.

“Si no usamos los números correctos para la población sin hogar, la clase política se está colocando en una situación en la que es muy probable que fracasen”, dijo Christopher Weare, un profesor de UC Berkeley que investiga el fenómeno de la indigencia. “Pueden gastar miles de millones de dólares, tener programas muy efectivos, alojar a mucha gente y todavía vamos a tener esta población (sin hogar) muy grande”.

Los defensores se quejan de que la definición federal de la falta de vivienda es demasiado limitada: excluye a las personas que se duplican o navegan en el sofá con familiares o amigos, o pagan una habitación de motel barata. Incluso aquellos que viven al aire libre se pueden pasar por alto fácilmente, especialmente si la policía ha limpiado los campamentos recientemente. Weare, que está refinando un método de conteo más completo en un momento dado, produjo un número de Sacramento casi seis veces mayor que el número de personas sin hogar mencionadas en el conteo federal.

En medio de todas las incertidumbres sobre la precisión del conteo, una cosa parece segura: los números de California serán grandes, y utilizados políticamente.

La administración Trump usó el conteo de 2019 para atacar a los legisladores demócratas del estado y al gobernador Gavin Newsom por lo que el presidente describió el conteo como un tremendo fracaso. El mes pasado, el Secretario de Vivienda de los EEUU, Ben Carson, destacó a California en por lo menos nueve veces en su comunicado de prensa anunciando cifras nacionales de personas  sin hogar.

Si no fuera por California y Oregon, señaló la administración, el país podría presumir de una disminución a nivel nacional.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) exige a todas las comunidades de California que realicen un recuento de una noche cada dos años, pero algunos lugares como Fresno y el condado de Los Ángeles optan por realizar el suyo cada año. Las tabulaciones hechas este mes formarán la base para el recuento anual certificado de EEUU que el HUD publicará el próximo diciembre.

Newsom y otros alcaldes y legisladores de California estarán en el foco de atención para mostrar una mejora en el estado, pero es probable que ese lapso de tiempo trabaje en contra de ellos, y podría significar problemas políticos reales para el gobernador.

La mayoría de los $650 millones en fondos de emergencia para personas sin hogar que aprobó Newsom el año pasado no se materializarán en refugios o asistencia de alquiler de emergencia hasta mucho después de que concluyan los recuentos de una noche. Los proveedores de servicios para personas sin hogar podrían acceder a la primera propuesta de $750 millones de este año en julio, y eso requeriría un voto de dos tercios de los legisladores estatales.

Técnicamente, los recuentos de personas sin hogar en todo el estado solo deben compararse cada dos años, ya que las comunidades deben realizar recuentos de una noche solo en años impares.

¿Por qué la cuenta se quedará corta?

Solo un puñado de ciudades y condados de California realmente intentan enviar voluntarios a todos los rincones de su jurisdicción. La mayoría envía contadores solo a los “puntos calientes” para personas sin hogar, lugares conocidos por los proveedores de servicios que tienen muchos residentes sin vivienda durmiendo al aire libre.

También es difícil para los voluntarios identificar a la vista, quién si tiene hogar y quién no.

“Si alguien camina por la calle de noche y no tiene un carrito de compras, es posible que no se le reconozca como persona sin hogar, cuando en realidad no tienen a dónde ir”, dijo Weare, el profesor de UC Berkeley.

Y la limpieza de los campamentos plantea “un gran desafío”, dijo Jody Ketcheside, vicepresidenta del Cuidado Continuo de Fresno-Madera, quien coordina el conteo de Fresno. “A veces, eso sucede el día anterior al conteo, o el día en que,  las personas son desplazadas y no podemos encontrarlas nuevamente, porque hacemos nuestro recorrido durante una semana previa para determinar dónde están los campamentos”.

Otra limitación del conteo de una noche: el tiempo. Las fotos no capturan el total de californianos empiezan a vivir en la calle en el transcurso de un año entero.

No obstante, Ketcheside dijo que cree que los recuentos se están volviendo más precisos, en parte debido a más voluntarios. Este año más de 300 personas se inscribieron para contar desamparados o realizar encuestas en Fresno, todo un récord.

Pero un conteo más completo ahora podría distorsionar qué tan bien se puede rastrear la falta de vivienda con el tiempo. Irónicamente, más voluntarios que identifiquen a más personas que experimentan la falta de vivienda podrían exagerar la cantidad de personas sin hogar que ha crecido significativamente, cuando tal vez simplemente no se contaba bien en el pasado.

“Aunque a muchos de nosotros no nos gusta, HUD no tiene otra manera [de contar a los desamparados] en este momento”, dijo Doreen Eley, asistente de gerente de vivienda en la Autoridad de Vivienda de Fresno. “Esto es lo que tienen, así que esto es lo que hacemos”.

 Por qué los números importan

Los recuentos en un momento dado han guiado gran parte de los fondos de emergencia que los legisladores estatales han aprobado en los últimos años para combatir la falta de vivienda: $500 millones distribuidos en 2018 y $650 millones distribuidos este año.

Mientras más personas contaban en Los Ángeles que en Fresno, mayor era la participación de Los Ángeles en esa financiación general, según Russ Heimerich, portavoz de la Agencia de Empresas, Servicios al Consumidor y Vivienda.

Según Eley, los fondos federales también están vinculados a los recuentos, aunque esos fondos están establecidos para mantener el gasto local actual.

Newsom ha pedido a la Legislatura $750 millones adicionales en fondos estatales de emergencia para personas sin hogar. Según Ali Sutton, subsecretario para personas sin hogar, aún queda en el aire si ese dinero también se asignará utilizando los nuevos números de los recuentos. Pero no hay una mejor opción a la vista.

“Todos somos conscientes de que no es una medida perfecta, pero es una mejor medida acordada para comprender el alcance actual del problema”, dijo Sutton. “Estamos utilizando el sistema de HUD.  Entendemos las limitaciones y estamos en conversaciones con ellos, pero realmente es el sistema que tenemos”.

¿Hay una mejor manera de hacer esto?

“Todos usan estos números como si realmente nos dijeran algo”, dijo Paul Boden, director ejecutivo del Western Regional Advocacy Project. “Y lo que nos están diciendo últimamente es que los números están subiendo, lo que significa que en realidad es probablemente diez veces peor, porque están usando un sistema creado artificialmente para mantener los números lo más bajos posible”.

Para un recuento más completo, Boden señala los datos del Departamento de Educación de EEUU que incluyen niños que viven con otras familias y se alojan en moteles, independientemente de quién financia su estadía.

En todo el estado, casi 246,000 estudiantes desde el jardín de infantes hasta la escuela secundaria no tenían hogar en 2018, según la definición más amplia del Departamento de Educación. Eso es casi 100,000 más que el recuento oficial de personas sin hogar de California de todas las edades el año pasado, y no incluye a los padres de niños sin hogar o niños menores de 5 años.

Los defensores también sugieren un análisis de brechas, que analiza cuántas personas han intentado acceder a un servicio y cuántas fueron acomodadas para determinar la financiación.

En Fresno, donde las nuevas camas de refugio que se abrieron el año pasado se llenan en cuestión de horas, la brecha entre la oferta y la demanda de servicios para personas sin hogar es alta.

El otro aspecto que es realmente difícil cuando haces el conteo y las encuestas, es que estás contando más personas de las que realmente puedes ayudar hoy. Eso se pone difícil porque hace que nuestra población de indigentes quede insensible a las preguntas ”, dijo Shawn Jenkins, presidenta del Cuidado Continuo de Fresno-Madera.

Por ahora, los recuentos del estado están terminados, los números llegarán a Washington D.C., y hasta miles de californianos permanecerán sin refugio.

“He sido bendecido por Dios, y la policía de Fresno ha sido muy comprensiva. No han confiscado mi camioneta”, dijo uno de esos hombres contado en su vehículo por voluntarios de Fresno, mientras una mujer dormía en el asiento del pasajero. “Sabes, si lo hacen, probablemente terminaré abrazado con ese tipo”, bromeó sobre su amigo apoyado al otro lado del camión.

“Pero probablemente me muera de frío”.

Para leer la historia en su versión original y en inglés, oprima el enlace de CalMatters

Manuela Tobias es periodista en The Fresno Bee. Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.