Niño defiende a una árbitra que recibía insultos machistas

Se dirigió hacia la gente en la tribuna para pedir que detuvieran los insultos: "Cállense y déjenla tranquila"

La silbante comenzó a llorar por los insultos.
La silbante comenzó a llorar por los insultos.
Foto: Archivo / Getty Images

Diego Pablo Hernández es un niño de 11 años y ha dado un ejemplo a todo el mundo al defender a la silbante Ana López de insultos machistas provenientes de la tribuna.

En un duelo de la Liga Española Regional entre el Avilés Stadium y el Deportivo Valdés en Asturias el joven Diego Pablo  fue contundente con los aficionados que increparon a la silante Ana López al decirles: “Cállense y déjenla tranquila”.

Diego Hernández se dirigió hacia la gente en la tribuna, ubicados en las tribunas del estadio, luego de que la silbante comenzara a llorar por el nerviosismo y la tensión que provocaron los insultos.

Desde que Diego Hernández alzó la voz los aficionados dejaron de insultar a la árbitra y comenzaron a apoyar a la silbante.