5 sorprendentes usos curativos de la sábila

Poderosa planta medicinal a la que se le atribuyen maravillosas propiedades que la vuelven un efectivo cicatrizante, desintoxicante, digestivo, antiinflamatorio y regulador de la glucosa

La sábila es popular por sus propiedades antioxidantes y antibacterianas.
La sábila es popular por sus propiedades antioxidantes y antibacterianas.
Foto: shutterstock

La Sábila también conocida como Aloe Vera es una planta medicinal que ha sido utilizada hace miles de años debido a sus extraordinarias propiedades terapéuticas. Esta pequeña planta de color verde se caracteriza por sus espinas y su pulpa interior que representa la perfección de la naturaleza. 

El Aloe Vera es una de las 420 especies del género Aloe, se cree que su origen geográfico se encuentra en Sudán y más tarde fue introducido en el mediterráneo y otras regiones cálidas como es el caso de África, Asia, India, Europa y América. Conoce todo lo que puede hacer por tu salud ¡Te sorprenderán sus inmensos beneficios!

¿Por qué es tan maravillosa?

Lo que hace del Aloe Vera una de las plantas con mayor poder curativo de la naturaleza, radica en su espectacular composición. Es una maravilla curativa que alberga en sus hojas compuestos bioactivos que mejoran inmensamente la salud. Su relleno viscoso almacena cerca de 75 componentes potencialmente activos, los cuales incluyen vitaminas, minerales, aminoácidos, sacáridos, antraquinonas, enzimas, lignina, saponinas y ácidos salicílicos.

Se destaca por su contenido en vitaminas antioxidantes A, C y D, vitaminas del grupo B12, ácido fólico y colina. Su riqueza mineral se destaca por su contenido en calcio, cobre, selenio, cromo, manganeso, magnesio, potasio, sodio y zinc. A la vez se destaca por contener 8 aminoácidos esenciales en forma de enzimas como es el caso de la aliasa, fosfatasa alcalina, amilasa, bradicinasa, carboxipeptidasa, catalasa, celulasa, lipasa y peroxidasa.

También una de sus más destacadas cualidades se encuentra en sus propiedades laxantes que las proporcionan 12 antraquinonas  entre las principales se encuentran la aloína y la emodina, que actúan como analgésicos, antibacterianos y antivirales.

Sobre sus grandiosos usos curativos:

1. Gran acción digestiva e intestinal

Uno de los principales usos de la sábila se atribuye a sus magníficos beneficios para tratar diversas afecciones del sistema digestivo, esto se debe a que sus compuestos activos tienen una positiva acción sobre la mucosa gástrica, lo que ayuda a reestructurarla y en general a mejorar su función de tal manera que se deriva en una mejor digestión. A la vez es un buen aliado para proteger la flora intestinal, su alto contenido en fibra y agentes depurativos la vuelve un gran aliado contra la retención de líquidos y el estreñimiento. 

2. Sana afecciones de la piel

En la industria cosmética el Aloe Vera es uno de los ingredientes más valorados y utilizados, es popular por su inigualable poder para tratar prácticamente todas las afecciones de la piel. Esto se debe a su composición en macromoléculas y vitaminas, que fortalecen las células y los tejidos de la piel. Sus destacados usos dermatológicos abarcan desde tratar el acné, quemaduras, manchas, deshidratación y heridas que requieren de un proceso de cicatrización. 

3. Combate la diabetes

La sábila se destaca como un popular remedio para reducir los niveles de glucemia en la sangre, tiene grandes bondades para mejorar la sensibilidad a la insulina. A la vez es un buen aliado para estimular de manera positiva al páncreas y combatir cualquier proceso inflamatorio. 

4. Gran aliado para perder peso

El consumo habitual de sábila es un tesoro cuando se trata de perder peso, por varias razones: la primera se debe a su acción diurética, la segunda a sus beneficios sobre el funcionamiento digestivo y la tercera a su capacidad de acelerar el metabolismo y quemar las grasas, todo gracias a su magnífica cantidad en aminoácidos, fibra y compuestos laxantes. 

5. Fortalece el sistema inmunológico

Esta maravillosa planta tiene la capacidad de actuar directamente sobre el sistema de defensas del organismo, su riqueza en compuestos bioactivos fortalece todo el funcionamiento inmunológico. Esto se logra a través de su mecanismo de defensa que fortalece a las células del cuerpo y las ayuda a combatir bacterias, gérmenes y virus. Es un gran aliado para combatir todo tipo de infecciones y crean una barrera evitando que los agentes patógenos nos enfermen.