Exagente de ICE intenta liberar a un amigo hispano indocumentado, pero termina en prisión

El exoficial de 'La Migra' tenía un plan que parecía perfecto
Exagente de ICE intenta liberar a un amigo hispano indocumentado, pero termina en prisión
El exoficial de ICE se hizo pasar por un funcionario de esa agencia.
Foto: ICE

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

El exagente de inmigración y aduanas, Andrew Pleviak, empezó a cumplir este miércoles una sentencia de 9 meses de cárcel por hacerse pasar por un supervisor de migración para sacar de prisión a un amigo indocumentado.

Pleviak, de 42 años de edad, se declaró culpable en diciembre pasado por haber personificado a un funcionario del Inmigración y Control de Aduanas (ICE),  para la cual había trabajado en el pasado.

Según los documentos judiciales, Pleviak llamó el 1 de septiembre pasado a la cárcel del Condado de Kingsman, en Kansas, donde su amigo, el mexicano Juan Tapia Alfaro, permanecía detenido desde días antes por haber obtenido una licencia de conductor bajo el nombre y número de Seguro Social de un puertorriqueño.

Según la fiscalía, Tapia había hecho algunos trabajos en la casa para Pleviak, quien en su primera llamada se identificó como el supervisor de ICE en Whichita Doug Thompson.

Como “Doug Thompson”, Pleviak indicó que Tapia trabajaba para ICE y la Dirección de Control de Drogas (DEA), lo cual pareció sospechoso a las autoridades de la cárcel que buscaron la comprobación con la oficina de ICE en Wichita, dirigida por el verdadero Doug Thompson.

El 3 de septiembre, Pleviak se presentó en la cárcel con una carta en la cual solicitaba la liberación de Tapia afirmando que éste era un informante crucial para las investigaciones sobre el tráfico de drogas en Kansas, pero fue detenido.

Las pruebas en su contra incluyen la carta y las grabaciones de cinco llamadas telefónicas que Pleviak hizo a la cárcel.

Cuando se declaró culpable del cargo de personificación falsa de un funcionario del gobierno, Pleviak pidió clemencia y se dijo dispuesto a aceptar el castigo que el tribunal considerara apropiado.

Mientras tanto, Tapia sigue en la cárcel a la espera de juicio.