El agua de las playas de Miami está llena de excrementos, según varios análisis

Los problemas con el sistema de alcantarillado podrían ser las causas de la presencia de indicadores fecales
El agua de las playas de Miami está llena de excrementos, según varios análisis
Imagen aérea de Miami Beach.
Foto: Antoni Belchi / Impremedia

Scott Stripling es voluntario de la Fundación Miami Surfrider, un grupo ambiental sin fines de lucro en el que la mayoría de sus miembros son surfistas que desean proteger los océanos y las playas.

“Amo el aire libre. Me encanta el medio ambiente. Cuando comencé a surfear, el océano se convirtió en mi mundo, lo amo”, decía Stripling en declaraciones a Local 10 News.

Te puede interesar: Vierten toneladas de arena para restaurar las playas en Miami erosionadas por la subida del nivel del mar

Stripling es uno de los 25 voluntarios en el condado de Miami-Dade. Cada semana, toma muestras del agua de los océanos y playas para verificar la presencia de enterococos, una becaria indicadora fecal en el agua que extremadamente dañina si se ingiere o si entra en contacto con la herida abierta en la piel.

“Me meto al agua hasta la cintura, recojo la muestra y la llevo a un laboratorio”, explicaba el joven.

Seth Bloomgarden, presidente de la Fundación Miami Surfrider, creada en 1997, aseguró que el agua contaminada está enfermando a los nadadores.

Te puede interesar: Miles de voluntarios limpian playas de Miami-Dade

“Nadie les está haciendo saber lo que está sucediendo allá afuera”, agregó.

Los voluntarios dijeron que se encuentran más indicadores fecales. Los registros muestran que ha habido un promedio de 25 avisos al año desde 2007 en el condado de Miami-Dade. El año pasado se registraron 39.

“Tenemos un problema que debemos resolver”, dijo Stripling.

Los expertos apuntan a que en los últimos años se ha vertido mucha agua del sistema de alcantarillado de Miami-Dade, derramando millones de galones de aguas residuales. En 2019, el Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade informó de 108 interrupciones en las líneas de alcantarillado, 29 causadas por accidentes de construcción. El resultado fue de más de cinco millones de galones de aguas residuales derramadas.