Deportan a exmilitar del grupo Los Kaibiles acusado de masacre en Guatemala

Un bebé al que arrojó a un pozo de agua fue una de las más de 200 víctimas de la matanza

Deportación de Gilberto Jordán.
Deportación de Gilberto Jordán.
Foto: ICE

Un exintegrante del Ejército de Guatemala que formó parte del grupo élite llamado Los Kaibiles y acusado de participar en la masacre de Dos Erres fue deportado este martes a su país.

Gilberto Jordán, de 64 años de edad, fue entregado a las autoridades de Guatemala para ser procesado judicialmente por la matanza de más de 200 hombres, mujeres y niños ocurrida hace casi cuatro décadas en una aldea del Departamento Petén conocida como Dos Erres.

La Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) informó que a Jordán le fue revocada la ciudadanía estadounidense que adquirió en 1999 luego de que en el 2010 una investigación reveló que había mentido sobre su pasado como militar guatemalteco durante el proceso de naturalización, por lo que fue sentenciado a 10 años de cárcel.

Jordán reconoció ser uno de los 20 militares del grupo Los Kaibiles que en diciembre de 1982 llegó a Dos Erres buscando a miembros de la guerrilla insurgente que habían emboscado al Ejército de Guatemala para robarles los rifles, señala el comunicado de ICE.

Al llegar a la remota aldea, los kaibiles catearon las viviendas y al no encontrar las armas empezaron a asesinar a los poblados, incluyendo a los niños, algunos fueron golpeados con mazos y sus cuerpos arrojados a un pozo de agua, a otros los ejecutaron a balazos o los estrangularon, mientras que las niñas y a las mujeres las violaron antes de matarlas.

En el 2019, refiere el boletín de ICE, la fiscalía especializada en casos de violaciones de derechos humanos del Departamento de Justicia investigó las acusaciones contra Jordán, quien habría admitido ser uno de los kaibiles que participó en la masacre de Dos Erres y que su primer víctima fue un bebé al que arrojó al pozo.

Jordán es el tercer kaibil que el gobierno de Estados Unidos deporta a Guatemala para ser enjuiciados por crímenes de guerra. El primero fue Pedro Pimentel Ríos en el 2011, quien recibió una condena de 6,060 años de cárcel y el segundo fue Santos López Alonzo, deportado en 2016 y sentenciado a 5,160 años de prisión.

Desde el 2003, ICE ha detenido a más de 450 individuos por delitos relacionados con violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra y ha deportado a 1,048 extranjeros que eran requeridos en sus países por esos mismos crímenes.