Deportan de Los Ángeles a sospechoso que participó en masacre de Guatemala

Santos López Alonso fue Exmiembro de fuerzas especiales conocidas como Kaibiles
Deportan de Los Ángeles a sospechoso que participó en masacre de Guatemala
Santos López Alonzo, de 64 años, fue enviado por avión y entregado a las autoridades guatemaltecas tras el aterrizaje, informó la policía de inmigración y aduanas ICE.
Foto: Captura/CBS

Un exmilitar guatemalteco, quien testigos dicen participó en una massacre en ese país hace más de tres décadas que cobró la vida de más de 200 personas, fue deportado a la nación centroamericana este miércoles, pondiendo fin a un largo esfuerzo por parte de la Oficina de Immigración y Control de Aduanas (ICE) para removerlo de Estados Unidos.

Santos López Alonzo, de 64 años, arribó a Guatemala alrededor del mediodía en un vuelo de ICE y fue entregado inmediatamente a autoridades guatemaltecas.

López Alonzo es requerido en su país por su papel en la massacre “Dos Erres” perpetrada durante la guerra civil de ese país en los años 80s. El deportado era miembro de las fuerzas especiales de su país, conocidos como Kaibiles, y tenía una orden de arresto en Guatemala que data de 2002.

López es uno de cuatro sospechosos de la masacre en la aldea de Dos Erres que fueron arrestados años después en Estados Unidos. Dos purgan condenas en cárceles estadounidenses por delitos migratorios y otro fue deportado a Guatemala, donde lo condenaron a más de 6,000 años de prisión.

Detenido en Guatemala

López Alonzo fue detenido luego de ser deportado de Estados Unidos, por pesar en su contra una orden de arresto por presuntamente haber participado en una masacre durante el pasado conflicto armado (1960-1996), informó una fuente oficial.

El portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), Jorge Aguilar, dijo a periodistas que López fue capturado en las instalaciones aéreas a donde llegó deportado desde Washington.

Agregó que desde 2009 se le daba seguimiento al caso, pero fue un año después que se coordinó con la Interpol de Washington el apoyo para la búsqueda y captura del exkaibil guatemalteco.

Santos López Alonzo a su arribo a Guatemala. /CORTESIA DE ICE
Santos López Alonzo a su arribo a Guatemala. (Foto: Cortesía/ICE)

Al exmilitar se le implica en la masacre conocida como Dos Erres, perpetrada por miembros del Ejército en diciembre de 1982 en el municipio de La Libertad, del departamento norteño de Petén.

Los soldados acorralaron a hombres, mujeres y niños, violaron a las niñas y mataron a los aldeanos a golpes de mazo para luego arrojar los cuerpos a un pozo.

López dijo que era panadero en el ejército y lo mandaron a montar guardia mientras otros perpetraban la masacre. Los soldados salían con gente y volvían solos, dijo, y solo entonces le comentaron que había matado a los habitants.

En esa masacre fueron asesinadas 201 personas, entre hombres, mujeres y niños.

Después de dejar el ejército, López se dedicó a la agricultura en Guatemala y migró a Estados Unidos sin autorización para trabajar en la construcción en Texas. En 2010 lo arrestaron y acusaron de regresar ilegalmente tras ser deportado.

Pero en esta ocasión no lo deportaron, ya que quedó detenido como testigo de cargo en el juicio a un excompañero de armas por mentir acerca de la masacre en la solicitud de naturalización. López trató de evitar la deportación, pero los jueces del tribunal federal de apelaciones en San Francisco denegaron su pedido el mes pasado.

En agosto de 2011, el Tribunal Primero de Alto Riesgo condenó a 6,060 años de prisión a Manuel Pop, Reyes Collin Gualip y Daniel Martínez Hernández, exmiembros de la Escuela de Kaibiles, por los delitos de asesinato y deberes contra la humanidad.

Mientras que el exteniente Carlos Carías fue sentenciado a 6,066 años de cárcel por esos dos delitos y el de hurto agravado.

La matanza de las Dos Erres es una de las 669 que quedaron documentadas en el informe “Memorias del Silencio” que elaboró la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH) y que dio a conocer en 1999.

El conflicto armado que desangró Guatemala entre 1960-1996 dejó unas 250,000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

“Aunque han pasado más de tres décadas desde que los Kaibiles asesinaron indiscriminadamente a decenas de hombres, mujeres y niños inocentes, es una tragedia que sus seres queridos nunca olvidarán. Se lo debemos a ellos, y a todas las víctimas de los crímenes de guerra y abusos de derechos humanos en el mundo, usar todo recurso disponible para asegurar que Estados Unidos no ofrezca refugio a aquellos involucrados en dichas atrocidades”, indicó Daniel Ragsdale, director asistente de ICE en un comunicado.

Actualmente hay dos exKaibiles más detenidos en Estados Unidos. Gilberto Jordan y Jorge Sosa Orantes cumplen condenas de 10 años en prisión federal por cargos de fraude migratorio. ICE indicó que buscará deportar a ambos una vez cumplan sus sentencias.