¿Cómo la terapia de células regenerativas podría ayudarte a combatir el dolor?

La estimulación de las células regenerativas ayuda a reconstruir tejidos o articulaciones dañadas

¿Cómo la terapia de células regenerativas podría ayudarte a combatir el dolor?
Foto: Shutterstock

Cuando alguna zona del organismo está herida, la inflamación es una alerta de llamado a factores regenerativos que avanzan hacia el tejido afectado para estimular el crecimiento de nuevas células que inicien el proceso de curación y regeneración.

La terapia regenerativa es un método que ayuda a acelerar este proceso natural del cuerpo para así obtener resultados curativos en menor tiempo, ayudando también a combatir el dolor que las afecciones producen.

Dolencias comunes que pueden ser tratadas con terapia regenerativa

  • Artritis en la muñeca, en la rodilla, en la cadera, en la articulación facetaria.
  • Degeneración de la articulación del hombro.
  • Desgarro en el manguito rotador.
  • Tendinitis.
  • Dolor en la espalda, el cuello, la cabeza, el codo, el tobillo, la planta del pie, el talón, la articulación de sacro.
  • Discos de la espalda degenerados.
  • Bursitis epicondilar.
  • Inflamación del tejido de la cadera.

La terapia regenerativa no arroja resultados de manera inmediata, existen casos en que el paciente ha tenido que esperar unos 4 meses para sentir alivio, pero es el procedimiento normal de este tipo de terapias.

¿La terapia regenerativa puede ayudar a combatir el dolor?

dolor espalda
Foto: Shutterstock

Este es un punto importante porque así como la terapia puede tardar unos meses en mostrar resultados, el alivio del dolor es un proceso que se produce según el alivio natural, y no a través de medios artificiales que se apliquen, según hillcountrypain.com.

Hill Country Pain es una organización que se ha dedicado a esta terapia con el fin de mejorar aún más sus efectos, hasta tal punto que sea efectiva del todo en menor tiempo, y que pueda combatir el dolor sin tener que esperar por resultados del alivio natural.

Sin embargo, sí es posible acelerar el proceso curativo a través de este método. Se aplican medicamentos antiinflamatorios orales combinados con esteroides intravenosos. Este tratamiento no puede usarse en exceso porque puede ser dañino para el organismo.

Hay quienes optan por métodos quirúrgicos como última opción para remover el tejido dañado y/o reemplazar las articulaciones por un implante artificial. Esto debe ser estudiado con la ayuda de un médico especialista.

Existen también terapias físicas que pueden servir para estas patologías degenerativas y dolorosas. Solo debes acudir a un especialista que ayude a las nuevas células de tu cuerpo a regenerar este tejido afectado.