Inmigrantes están más preocupados en poder pagar “los biles” que en contraer el coronavirus

La pandemia ha dejado a muchos indocumentados sin trabajo en el sector de servicios
Inmigrantes están más preocupados en poder pagar “los biles” que en contraer el coronavirus
Desempleo a causa del coronavirus.
Foto: ANGELA WEISS / AFP / Getty Images

Mientras los estadounidenses enfrentan una nueva forma de vida por el distanciamiento social que implican las restricciones emitidas por el gobierno para tratar de frenar la rápida propagación del coronavirus, los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se estima hay en el país están siendo especialmente golpeados por la pandemia, pero no por el contagio, sino por el desempleo que ha generado.

Muchos de los trabajos de los que se mantienen están desapareciendo debido al cierre obligado de negocios, principalmente en el sector de servicios, como meseros, cocineros, trabajadores de limpieza, etc.

Los indocumentados es uno de los grupos de la población más afectados por el cierre de comercios, quienes no cuentan un seguro de salud y tampoco recibirán el cheque de $1,000 o $1,200 dólares que el gobierno federal planea enviar a los trabajadores afectados por el coronavirus como estímulo para la recuperación económica.

Una encuesta realizada por la Coalición por los Derechos Humanos del Inmigrante (CHIRLA) entre 500 indocumentados o relacionados con inmigrantes sin papeles en California, encontró que las personas están más angustiadas por su situación económica que por contraer el coronavirus.

De las 500 personas encuestadas, el 95% dijo estar más preocupado por pagar los “biles” o facturas y el 89% respondió que su temor era quedarse desempleado ante la situación que ha causado la pandemia.

En tercer lugar de las inquietudes de los encuestados estaba el contagio por el coronavirus con un 73%.

Para Diana Colin, directora política de CHIRLA, los resultados no son sorprendentes, ya que los inmigrantes indocumentados suelen ocupar los empleos temporales que están desapareciendo durante la actual crisis.

A medida que cierran los restaurantes, esos trabajos se agotan, conforme las empresas operan fuera de las oficinas se requieren de menos conserjes para limpiar edificios y en tanto que más personas trabajan desde casa por la cuarentena, ya no están contratando niñeras.

“Trabajan por horas”, declaró Colin al diario USA Today. “Muchas veces, se les paga por debajo de la mesa y no califican para el desempleo”.